La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Sobre un acto pleno de categoría

Tuvo empaque el acto de develar el monumental homenaje a Murillo que le ha hecho el Cortinglés en su cara más noble, la que da a la Plaza del Duque. La originalidad de dividir el cuadro en 17.000 teselas para que cada una fuese coloreada por un sevillano es indiscutible. La monumentalidad de la obra no admite discusión y que hermosea una plaza que fue monumental y que perdió sus señas de identidad a base de renovar palacios por grandes almacenes tampoco creo que admita discusión de tipo alguno. No sé el tiempo que va a estar la cara de la Inmaculada dándole cobijo a la figura de Velázquez, pero no cabe la menor duda de que el rincón sale ganando. Y volviendo al principio, a cómo resultó la develación del enorme mural, hay que redundar en la categoría que encerró y que nos sirvió para conocer que el vecino hotel Derby tiene una atalaya fantástica en su terraza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios