Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En el adiós a Juan Tribuna, una voz de época

El gran radiofonista trianero fue la voz del fútbol sevillano hasta que lo enmudecieron

El veterano periodista Francisco García 'Juan Tribuna' en la gala de los premios de Andalucía de los Deportes 2007. El veterano periodista Francisco García 'Juan  Tribuna' en la gala de los premios de Andalucía de los Deportes 2007.

El veterano periodista Francisco García 'Juan Tribuna' en la gala de los premios de Andalucía de los Deportes 2007.

TRIANERO de nacimiento y de tanta intensidad vocacional que jamás dejó el arrabal y guarda, el sevillanísimo Francisco García Montes llenó toda una época de la radio de nuestra ciudad. Acaba de irse ya nonagenario y tras demasiado tiempo callado, primero por la injusticia humana y después por los designios, muchas veces crueles, de la naturaleza. Y en su Triana del alma fallecía este lunes quien para el mundo fue Juan Tribuna. Me honró con su amistad sincera y juntos cabalgamos por las procelosas sendas del periodismo deportivo de una ciudad que sabe del cainismo futbolístico más que ninguna otra. Pionero de ese milagro que a mediados del siglo pasado fue el morse que acercaba los goles de todos los campos, Juan Tribuna se vanagloriaba de haber parido en compañía de otros el Carrusel Deportivo, uno de los grandes sucesos radiofónicos de aquel tiempo en que las noticias no volaban.

En el ámbito doméstico, la voz de Juan Tribuna era dogma en la opinión y también solaz en aquel Tío Pepe y su sobrino que convertía el cainismo futbolero en tertulia donde la guasa nunca hería. Puede decirse que en ese tiempo que va de los cincuenta al nacimiento de los ochenta, la voz de Juan Tribuna sonaba en la sala de estar y en la barra, en la tertulia y en el puesto laboral. Pero con la llegada de los ochenta sufrió en sus carnes el olvido de aquella radio a la que él tanto le dio.

Lo recuerdo sentado entre Miguel Muñoz y Rafa Iriondo en el homenaje de desagravio que le dedicó la Sevilla real tragándose las lágrimas por lo que ninguno de nosotros comprendíamos. En adelante se entregó, siempre con su abnegada Carmela, a la consolidación de la Asociación de la Prensa Deportiva Sevillana y ahí fueron muchos los momentos en que coincidimos. Este lunes, en su Triana se nos fue cuando amanecía, aunque para él ya eran muchas las negras amanecidas. DEP.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios