La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

En el adiós a un torero sensacional

Daba gloria verlo de azul y plata abriéndole los caminos al toro para que Ordóñez, Luis Miguel, Bienvenida, Paquirri o Paula pudieran lucirse. Fue Andrés Luque Gago, el sobrino predilecto de don Andrés Gago, un torero de plata sensacional tras haber sido un prometedor novillero que compartió tardes con su hermano Antonio, con el Litri, Aparicio y toda aquella pléyade de toreros que lustrarían la Fiesta allá por los cincuenta y los felices sesenta. Andrés, sin necesidad de enseñar los tirantes, llevaba al toro siempre con el capote por debajo de la pala del pitón para luego asomarse al balcón como gran banderillero que también era. Y entre corrida y corrida capitaneaba con Cabrerito el equipo de fútbol de los toreros como central de rompe y rasga. Su vida taurina acabó poniendo orden en los destinos del Paula y desde hace demasiados años vivía sin saberlo. DEP.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios