Viva Franco (Battiato)

El cofrade C. Tangana

Queda claro que las bandas de cornetas y tambores se abren a otros campos compositivos

Las cornetas y tambores de Semana Santa también se apuntan a la moda del poliamor. Quiere decirse poliamor en sentido artístico. Su tamborrada y su cornetería ya no sólo se conciben para los pasos de cristo. Aún andamos aturdidos con el videoclip de C. Tangana y su canción Demasiadas mujeres. Se inicia con una marcha de cornetas y tambores a cargo de la banda El Rosario de Cádiz. Tiene algo como de funeral cañí, entre lo machirulo, el erotismo plañidero y la estética post-Almodóvar. El rapero se confiesa ante un cura y le recita sus avemarías sexuales. El videoclip está rodado en la pedanía de Aragoneses, en la campiña segoviana. Pero podría pasar por algún lugarejo de Calabria. Vemos un féretro de camino al camposanto sobre eriales y cártamos. Vemos féminas de luto y labios rojo carmín. Vemos crucifijos bajo velos y pañitos de croché. Vemos imágenes de Dolorosas procesionales junto a damiselas de la alta noche. Vemos un pueblo meseteño de la España vacía. Vemos un frontón con su españolísima bandera y sus pintadas de promociones de quintos. La canción nos suena al final a marcha para paso de cristo, a tecno pastilloso y a pasodoble trap con letrilla no apta para el 8-M. De ahí -decíamos al principio- el poliamor musical y esa estética en la que sólo falta la mística del Cristo viril y sangriento de Unamuno bajo la hostia caliente del sol de España. No sabemos si nos gusta la canción de C. Tangana. Pero sí estamos seguros de que no nos disgusta en absoluto.

Asimismo, hemos sabido ahora que la banda de cornetas y tambores de Las Cigarreras sacará un nuevo y variado disco. Nunca prestamos atención a estos menesteres del mundo cofrade. Pero sí nos ha sorprendido conocer que el disco contiene versiones de Michael Jackson, de sevillanas de El Pali y hasta adaptaciones instrumentales de películas como Ben-Hur y Star Wars. Asimismo la sinfónica macedonia incluye piezas de música clásica y, obviamente, marchas de Semana Santa de cigarrero cuño. El trabajo se titula Llena eras de música y podría dejar el experimento corneteril de C. Tangana en una inocente nana de cuna. Queda claro que las bandas de cornetas y tambores se abren a otros campos compositivos. Ya puestos, nos entra la duda de saber si una marcha a los sones de Thriller de Michael Jackson podría encajar en un paso de cristo, sonando por entre la noche y bajo el lírico peñazo de la luna de Paresceve. Imaginemos, incluso, cómo sonaría la melodía de C. Tangana, machirulo y cofrade, entrando en Campana. Lástima, maldito Covid.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios