La tribuna

Javier Brey

La economía del hidrógeno ya es presente

LA creciente necesidad de reducir la emisión de gases de efecto invernadero y de buscar fuentes alternativas para reducir la dependencia de los combustibles fósiles llevó a poner la vista en el hidrógeno como vector energético, cuyos desarrollos y desafíos tecnológicos se debatieron en el Congreso Mundial de la Energía del Hidrógeno (WHEC), que acogió Zaragoza.

Los avances en materia tecnológica por parte de centros de investigación y grandes empresas, la apuesta de los gigantes del automóvil por el lanzamiento de modelos de pila de combustible y la introducción de ambiciosas planificaciones para extender la infraestructura de suministro de hidrógeno en países como EEUU, Japón o Alemania hacen que este gas ya sea un vector energético del presente, que está llamado a ser actor de referencia en el mix energético diversificado que forzosamente deberá implantarse a nivel mundial.

Aunque es difícil establecer previsiones de futuro de este tipo, gobiernos y organismos internacionales han establecido hitos que permiten vislumbrar el desarrollo de la economía del hidrógeno. Que se cumplan estas metas depende de muchos factores y es esencial continuar con el trabajo conjunto y decidido de empresas e instituciones y con la inversión en I+D+i para que estas tecnologías maduren y se haga frente a retos esenciales como reducir los costes de producción y distribución para que sea una energía más competitiva. En ese camino, será un factor determinante contar con estrategias nacionales decididas, algo en lo que España aún va con retraso en comparación con países como Alemania o los del norte de Europa, lo que ralentiza el desarrollo empresarial del sector. Aún con este panorama, empresas integradoras y de ingeniería están haciendo destacados avances en España, y el tejido investigador del país publica el doble de lo que correspondería proporcionalmente al PIB nacional.

Más aún, si España explotara su potencial renovable y produjera hidrógeno, podría surtir a su parque de vehículos y dejaría de importar unos 30.000 millones de euros de petróleo al año, siendo esta la previsión realizada para el ejercicio 2016.

En todo caso, poco a poco, las tecnologías del hidrógeno ya se están introduciendo en la sociedad. El sector de la automoción está siendo su punta de lanza, con hitos como la venta en 2014 del primer modelo de producción en serie de un vehículo de hidrógeno, el Hyundai ix35, al que le siguieron el Toyota Mirai y el Clarity Fuel Cell de Honda. Otros fabricantes como BMW, Mercedes, Volkswagen o Audi han anunciado el lanzamiento en los próximos años de sus modelos basados en pila de combustible.

También se avanza en otro tipo de aplicaciones, como generadores estacionarios de pequeño tamaño, bien para sistemas de alimentación ininterrumpida o para aplicaciones residenciales, que se han empezado a comercializar en Estados Unidos y en Japón. También en el último lustro ha experimentado una gran eclosión el uso del hidrógeno en usos logísticos y corporaciones como Coca-Cola Company o Wallmart disponen de flotas de carretillas elevadoras movidas por pilas de combustible, y se vislumbran nichos de negocio en los dispositivos portátiles (ordenadores, teléfonos, unidades de producción autónoma de energía de unos cientos de vatios, etc.); por ejemplo, Apple está desarrollando soluciones de pila de combustible para aumentar la autonomía de sus teléfonos móviles y ordenadores portátiles, sistemas ya probados en su iPhone 6 o su MacBook.

El despliegue de las tecnologías y las infraestructuras de hidrógeno a nivel mundial conllevará cuantiosos beneficios medioambientales y de dinamización de las economías locales, en tanto que su disponibilidad es global. Sectores como el de la fabricación de pilas de combustible están viendo crecimientos exponenciales en la creación de empleo, además de ser un ámbito idóneo para el desarrollo de start-ups, nuevas iniciativas de emprendimiento, así como el desarrollo de la protección de la propiedad industrial.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios