La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

La euforia y el secreto de la fertilidad

Está demostrado, no sé si científicamente pero sí aparentemente, que los momentos de euforia son los más adecuados para la procreación. Así lo declara el movimiento de natalicios de esta primavera y que coincide claramente con aquella primera desescalada que palió el duro programa de restricciones a que obligó la irrupción del bichito cabrón. Incrédulos hay que opinan que todo este aluvión de nacimientos es fruto único y exclusivo de la casualidad, de esas cosas que pasan sin saberse por qué. Pero esa casualidad pierde credibilidad cuando se tira de historia y nos encontramos con la ola de nuevas vidas que ocurrió en este país a los nueve meses del gol de Iniesta que nos dio el Mundial de 2010 en Sudáfrica. Ese gol y la primera desescalada en 2020 fueron elementos euforizantes que pusieron a tono las pajarillas para que pasara lo que pasó. Nada de casualidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios