El objetivo indiscreto

Esas marismas azules...

Esas marismas azules... Esas marismas azules...

Esas marismas azules... / m. g.

El paraíso para Felipe González es Doñana, el Palacio de las Marismillas que usó como refugio estival en sus años de presidente del Gobierno y donde recibió a varios jefes de Estado. El jueves volvió a Almonte, donde se reunió con militantes socialistas. Confesó que de su etapa en el poder echa de menos los cocidos de cada 15 de agosto en las Marismillas. Lo de comer un plato tan pesado en agosto no se lo esperaban muchos almonteños, pero si él lo dice... FG comió en El Rocío, con las marismas azules de fondo y con la compañía de Susana Díaz, aquella alumna de Derecho que frecuentaba las aulas de la vieja Fábrica de Tabacos cuando él mandaba en España. Y comía cocido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios