Música Escucha las canciones dedicadas a Jesús Quintero

Cambio de sentido

A la sombra del ficus

Bajo un árbol ha sido posible esa forma de pensar juntos que los griegos llamaron 'diálogo'

Lo que se puede viajar en agosto sin moverse una de su calle! Que se lo digan a Immanuel Kant. En estos días, las gentes del barrio de Triana, en Sevilla -las que quedan por aquí; en estas fechas buena parte del vecindario busca, con razón, refugio climático en la playa o en la sierra- hemos visto de todo. Conocen la noticia, ha salido en todos lados: donde ayer había, a las puertas de un templo, un ficus de sombra misericordiosa, de 110 años, hoy hay un muñón, y un boquete dentro de todos los que vivimos aquí. Parroquia y Ayuntamiento esgrimían, para sajarlo y otorgar licencia para ello respectivamente, que el árbol era un peligro. Se basan en un informe arquitectónico pagado por dicha parroquia. Frente a ello, una petición ciudadana: detener la tala de un árbol histórico hasta la realización de informes interdisciplinares objetivos. Ninguna tontería, a mi entender. Para ello, solicitaron medidas cautelares ante el juez, que fueron admitidas a trámite. Había claros indicios de que talar no era la única solución en esta ciudad sin sombra, ni mucho menos la más práctica, y de que el peligro para los viandantes y el templo no es un árbol vivo, sino la falta de cuidado de sus ramas y raíces. El resto de la historia ya la conocen.

En estos días he visto cómo los muchos policías que garantizaban la tala se iban apretando, cada vez más, bajo la sombra menguante del árbol. He visto falsas dicotomías -o templo o ficus- correr como la pólvora. Y al Ayuntamiento actuar desoyendo una resolución del propio Ayuntamiento, y a la parroquia en contra de su doctrina (me esperanzó leer el artículo de la Archidiócesis titulado Los árboles nos facilitan la vida: salvad el ficus de la parroquia de San Jacinto). Yo he visto el agua y la savia rezumando a cada corte de motosierra.

Pero también he visto cosas que no creeríais. A mujeres rezar ante el cordón policial. A una chica del barrio encalomada en la copa, abrazada al árbol para dar tiempo a los trámites judiciales. A la vecina de enfrente haciendo lentejas para quienes se encadenaron. A abogadas, arquitectos, biólogos, paisajistas y otras gentes de conocimiento actuando con desinterés por lo que consideran un bien común. Y a personas de izquierdas y de derechas y católicos practicantes y ateos, pasar de la polarización al encuentro. Bajo un árbol ha sido posible esa forma de pensar juntos que los griegos llamarondiálogo. Ello, a pesar de todo, da frutos. La sombra del ficus que ya casi no está sea frondosa y alargada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios