La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El tertuliano siempre habla ex cátedra

Principalísima acepción de tertuliano en la RAE podría ser la de persona que siempre dice que estuvo en el sitio. Un tertuliano que se precie ha de contar con pelos y señales cómo se despidieron los dos reyes antes de que el emérito partiera con rumbo desconocido. Hay que decir que ambos lloraron y afirmarlo con esa autoridad que lleva inherente el cargo, no el cargo de rey sino el de tertuliano. Así como al Papa se le adjudica el don de la infalibilidad, así le pasa a ese tribulete engolado que cuenta las cosas como si fueran de primera mano, como si el tipo hubiera testificado esa despedida de despedidas que fue el adiós del hijo al padre arrojado de su casa. El tertuliano habla ex cátedra y dogmatiza sobre todo, ya sea del itinerario de las aves anilladas como de asuntos tan trascendentes como el que se dio hace una semana en Zarzuela y sin que el hombre estuviera allí.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios