Panorama

Shannen Doherty y su lucha frente al cáncer

  • La actriz estadounidense se sincera en una entrevista concedida a Elle y asegura que no está lista para morir

La actriz Shannen Doherty, en una imagen de hace años, habla de su lucha contra el cáncer de mama. La actriz Shannen Doherty, en una imagen de hace años, habla de su lucha contra el cáncer de mama.

La actriz Shannen Doherty, en una imagen de hace años, habla de su lucha contra el cáncer de mama.

La actriz Shanne Doherty, conocida principalmente por encarnar a Brenda Walsh en la icónica serie juvenil de los 90 "Beverly Hills 90210", habla abiertamente del regreso de su diagnóstico de cáncer de mama en fase IV.

Doherty ha vuelto al ojo público recientemente a través de una entrevista a la revista Elle, en la que ha sido totalmente sincera con respecto a sus miedos y la manera con la que vive y discurre su enfermedad. "No estoy lista para morir. Tengo mucha vida en mí", reclamó.

Una paciente con cáncer de mama en remisión, explica en la entrevista, sabe que nunca ha terminado. "Hay que lidiar con el daño duradero del tratamiento: los efectos persistentes de la quimioterapia, por ejemplo, o la pérdida de un seno natural que nunca se puede reemplazar, a pesar de la cirugía plástica. El terror del diagnóstico también es difícil de olvidar, especialmente porque una vez finalizado el tratamiento del cáncer de mama, siempre existe la posibilidad de que la enfermedad vuelva a aparecer".

Esperanza

En Estados Unidos unas 300.000 mujeres estadounidenses son diagnosticadas con cáncer de mama cada año. En la mayoría de los casos, se explica en la publicación, "el tratamiento inicial de la enfermedad es eficaz pero, en una parte significativa de los casos, el cáncer de mama regresa, ya sea a la mama, a los ganglios linfáticos cercanos o a otras partes del cuerpo".

En el caso de Doherty, "a pesar de la cirugía, la quimioterapia y la radiación a la que se sometió después de su primer diagnóstico, parecía que algunas células cancerosas habían sobrevivido al asalto y habían llegado a su columna vertebral. Con el tiempo, lo más probable es que la enfermedad se propague más al cerebro, los pulmones, el hígado o alguna combinación de los mismos".

Aún así, siempre hay motivos para la esperanza, le dijo su oncólogo a la actriz. "El tratamiento para el cáncer de mama metastásico, que alguna vez fue una sentencia de muerte automática, ha avanzado en los últimos años, y los pacientes viven más y tienen una mejor calidad de vida. Algunos sobreviven durante una década o más".

"Siento que soy un ser humano muy, muy sano", reconoce la actriz. "Es difícil terminar con tus asuntos cuando sientes que vas a vivir otros 10 o 15 años".

La enfermedad que no cesa

A uno y otro lado del Atlántico, el cáncer de mama persiste, siendo en España el segundo tipo más frecuente y el primero en mujeres. En 2019 se diagnosticarán 33.307 nuevos casos, de los cuales, el 25 % se concentran en Madrid y Barcelona. En los últimos siete años, entre el 2012 y el 2019, ha habido un incremento del 7,5 % de nuevos casos. La supervivencia en cáncer de mama se sitúa en torno al 90 %, lo que quiere decir que 90 de cada 100 personas con cáncer de mama, continúan vivas pasados cinco años desde el diagnóstico.

La visualización de esta enfermedad por personas públicas como Doherty, sirve, según los expertos, para naturalizarla y saber que el cáncer de mama no tiene por qué ser el centro de nuestra vida, porque somos mucho más que una enfermedad.

Y, en esa línea, la actriz norteamericana está desarrollando una serie de proyectos, incluido un nuevo programa de televisión, e investigando formas de utilizar su perfil público para abogar en nombre de otras pacientes con cáncer de mama metastásico. "Tengo mucha vida en mí", concluye.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios