Provincia

Burguillos, niños confinados y sin permiso para llenarles la piscina

  • El Ayuntamiento ha emitido un bando en el que también prohíbe baldeos de fachadas para intentar evitar cortes por falta de agua

  • El aumento del consumo doméstico durante el estado de alarma ha agravado la escasez de los acuíferos

  • El alcalde apuesta desde hace años por conectar con la red de Emasesa como única alternativa eficaz

Una de las piscinas municipales que quedaron sin terminar y abandonadas en Burguillos durante el boom de la construcción, que dejó arruinado al Consistorio y a la empresa municipal Burguillos Natural.

Una de las piscinas municipales que quedaron sin terminar y abandonadas en Burguillos durante el boom de la construcción, que dejó arruinado al Consistorio y a la empresa municipal Burguillos Natural. / José Ángel García

Los problemas de escasez de agua en Burguillos no son nuevos. Se remontan a décadas atrás y se deben a que, a pesar de que hace años que se transformó con adosados, chalés y vecinos procedentes de otros puntos del área metropolitana, se sigue abasteciendo de pozos, cuyas reservas quedan esquilmadas en cuanto pasan unos meses sin llover, además de ofrecer un agua de pésima calidad. El actual alcalde, Domingo Delgado (PP), que ya lo fue entre 2015-2019, ha intentado y sigue apostando por conectar con la red de Emasesa, en Alcalá del Río, aunque la inversión es costosa y depende de otras administraciones.

En cualquier caso, la situación de los pozos, especialmente uno de los dos que se usan, conocido como el de Doña Elvira, que está al 20%, ha obligado a tomar medidas drásticas.

El regidor emitió un bando el 5 de mayo en el que, a pesar del estado de alarma y la emergencia sanitaria, prohíbe el uso de agua de la red para el riego y baldeo de viales, calles, aceras, fachadas o similares. Delgado recuerda que el Ayuntamiento ya desinfecta una vez por semana.

Pero lo que ha llamado la atención de las familias es que entre las prohibiciones se incluya el llenado de piscinas, no ya comunitarias, sino particulares y al margen del tamaño, aunque sean de esas pequeñas de plástico para que los niños confinados puedan darse un chapuzón en casa, ahora que empieza a hacer calor y la alternativa de los paseos no siempre es viable.

El bando advierte de sanciones de hasta 3.000 euros por incumplir las normas

En el bando se precisa que antes hay que pedir autorización. Debe hacerse a través de un correo electrónico (ayuntamientodeburguillos2019@gmail.com). Aunque el alcalde, consultado sobre los criterios que se están siguiendo para dar permiso, señala que ahora mismo no se está autorizando el llenado de ninguna piscina, porque la situación de escasez de agua potable es muy grave.

De momento, no ha habido cortes de suministro. Pero podría haberlos en breve si algunas de las alternativas de emergencia que se están estudiando (al margen de seguir trabajando y luchando por la conexión a Emasesa) no sale adelante. Si la situación mejora, se irán autorizando por orden de llegada y teniendo en cuenta los metros cúbicos de las piscinas..

En el bando, en el que se advierte que el incumplimiento de estas prohibiciones puede llevar aparejado sanciones de hasta 3.000 euros, también queda vetado en lavado de vehículos con agua de la red salvo en aquellos negocios centrados en esa actividad y el riego de huertos, llenado de tanques o cisternas.

Consumo disparado durante el confinamiento

Delgado destaca que los peores meses por la escasez de agua en Burguillos suelen ser siempre los de mayo y junio, porque es el momento en el que llenan esas piscinas que hacen bajar las reservas. Pero este año el problema se ha adelantado, por el incremento del consumo de agua doméstica durante el confinamiento.

"Ha sido bestial", señala el regidor, hasta el punto de que se han hecho inspecciones porque se pensaba que había fugas no detectadas, alguna empresa que estaba haciendo un consumo no declarado o enganches ilegales.

El regidor recuerda que en 2015 llegó a firmar con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) un acuerdo por el que ésta se comprometía a asumir parte de la inversión necesaria para traer las conducciones de Emasesa hasta Burguillos y construir una estación de bombeo. La inversión prevista era de 2,4 millones que iba a financiar al 80% la CHG (a través de fondos Feder) y el 20% restante el consistorio. Pero asegura que el gobierno local socialista "renunció" a la misma.

De ese pozo de Doña Elvira, que está al 20%, se abastece a través del depósito de Las Majadas, toda la zona norte del casco urbano, que incluye barrios como el Señorío de Burguillos, Villas del Rubial, Camino de Los Molinos o R-1.

Cuando no da más de sí, hay que abastecer a todo el municipio con el otro pozo, a través del depósito de la Iglesia, lo que provoca bajadas de presión en las zonas más altas del municipio.

Para evitar mayores perjuicios, como los cortes de agua, se ha publicado el bando que puede dejar a los niños de Burguillos sin baños más allá de sus bañeras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios