Provincia

Cae una red que introducía droga con un helicóptero

  • La Policía Nacional y la Guardia Civil detienen a al menos cuatro personas en una operación conjunta. La aeronave fue hallada en Las Portadas.

La Policía Nacional y la Guardia Civil han desmantelado una organización que presuntamente introducía droga en España con un helicóptero. La aeronave ha sido encontrada en la barriada de Las Portadas, en Dos Hermanas, y supuestamente habría sido sustraída en otra provincia española. Al menos cuatro personas han sido detenidas en el marco de esta operación policial, que se ha desarrollado durante las últimas semanas, si bien el número de arrestados podría crecer en los próximos días, según informaron este lunes a este periódico fuentes judiciales.

El helicóptero es un Robinson R44, un modelo similar al que fue recuperado en Pilas el pasado mes de febrero. Es un aparato pequeño, en el que, si vuela sólo el piloto, se pueden transportar hasta 350 kilos de hachís cubriendo con fardos todo el espacio disponible en la cabina. La investigación fue iniciada por los agentes del grupo antidroga de la comisaría de la Policía Nacional de Dos Hermanas, en una operación en la que también han colaborado agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de Sevilla capital y del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) de la Guardia Civil de Sevilla.

A raíz de este hallazgo, los policías de ambos cuerpos de seguridad se han coordinado para localizar a los miembros de la organización que traía la droga desde el norte de África hasta la provincia de Sevilla. Ahora se investiga el origen del helicóptero, que podría haber sido sustraído en otra provincia. La aeronave está pintada como un helicóptero de televisión, con un rótulo en el que puede leerse "Unidad móvil de TV".

El uso de aeronaves como ésta ha proliferado en los últimos años entre las redes de traficantes, sobre todo a raíz de la fuerte vigilancia del río Guadalquivir. El río, por tanto, ha dejado de ser la autopista de la droga que era hasta hace un lustro, sobre todo a raíz de la puesta en marcha del Servicio Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) y del aumento de los controles de la Guardia Civil y de las patrullas de Vigilancia Aduanera.

Las mafias han dejado de utilizar las lanchas planeadoras para introducir el hachís desde el norte de África y ahora trasladan la mercancía en helicópteros y avionetas. Este método es más seguro para los delincuentes, puesto que un piloto con cierta pericia puede aterrizar casi en cualquier parte, pero tiene un inconveniente: la capacidad. Si en una embarcación pequeña cabe más de una tonelada de hachís, en un helicóptero como el hallado en Dos Hermanas apenas cabe un tercio de esta cantidad.

Esto obliga a las mafias a multiplicar los viajes entre Marruecos y Andalucía, por donde entra la gran mayoría del hachís que se distribuye en España. Un piloto puede cobrar hasta 50.000 euros por vuelo, cantidad que puede variar en función de la carga que lleve. Los vuelos son nocturnos y sin luces, los pilotos se orientan mediante GPS y aterrizan en el campo, donde suelen esperar otros miembros de la organización con todoterrenos para iluminar la zona y facilitar la maniobra al piloto, y para llevarse la droga después hasta las naves o lugares de almacenamiento.

Hace apenas unos meses la Policía encontró en una nave del polígono La Red, en Alcalá de Guadaíra, 3.000 kilos de hachís que pertenecían a la misma banda que guardaba otras 66 toneladas en naves industriales de Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios