Fernando Rodríguez Villalobos | Presidente de la Diputación de Sevilla

“Ahora hay condiciones para evitar la grieta de la despoblación”

  • El dirigente socialista destaca el nivel de las infraestructuras en los pequeños municipios tras 40 años de inversiones

  • Reconoce que la crisis sanitaria ha trastocado los planes de las administraciones, que han tenido que "improvisar"

  • Lejos de desanimarle, asegura que el reto ha “espoleado” su “vocación de servicio público” y que culminará el mandato

El presidente de la Diputación, fotografiado en su despacho antes dela entrevista. El presidente de la Diputación, fotografiado en su despacho antes dela entrevista.

El presidente de la Diputación, fotografiado en su despacho antes dela entrevista. / Juan Carlos Muñoz

–La crisis sanitaria ha hecho saltar por los aires muchas cosas. También, los planes de mandato de los ayuntamientos y la Diputación. ¿Cuándo fue consciente?

–Ha trastocado todos los planes porque es algo inédito que nadie sabía cómo controlar y paliar. Tratábamos de dar soluciones a problemas que nunca habíamos tenido, con mucha experimentación. Las autoridades sanitarias me dicen que hay que desinfectar la residencias y de noche a la mañana te pones a comprar 30 máquinas de ozono y a trabajar con los bomberos en las nuestras, seguimos por las residencias municipales y en el resto, privadas y públicas. La ayuda a domicilio se paraliza porque no hay material sanitario y la autoridad competente, el Gobierno de la Junta, decía que la culpa era del maestro armero, de Madrid, y Madrid decía que la competencia era de las comunidades autónomas. ¿Qué hacen las diputaciones?: nos vamos al mercado a comprar mascarillas, guantes y EPI, metidos en un charco tal y como estaban las cosas. Empezamos a abastecer a los ayuntamientos;seguimos con el servicio de recogida de residuos... La Diputación ha gastado más de un millón de euros y tenemos almacenado material por si hay un rebrote virulento. Tuvimos que improvisar muchas veces, como le ocurrió al Gobierno de España y al de las comunidades autónomas. El panorama ha cambiado, ya cada uno tiene sus protocolos y sus planes de contingencia.

–¿Cómo es el Plan de Contingencia de la Diputación?

–Se ha elaborado por las áreas con competencia más directas. El 80% de la plantilla que no requiere presencia física puede volver a teletrabajar. Inpro ha hecho un buen trabajo no sólo interno, sino en los ayuntamientos. Yo soy partidario de ese teletrabajo, aunque las medidas de distanciamiento y limpieza las llevamos a rajatabla, se han hecho los test prácticamente a todo el personal. No hemos tenido casos ni rebrotes. Pero el virus no se ve y no hay que bajar la guardia.

–La oposición le reprochó que tardó en actuar y lo hizo de manera insuficiente, con pocos planes novedosos (el de ayudas autónomos y material sanitario, básicamente) y sólo poniendo en carga inversiones ya previstas.

–Es lógico que la oposición critique, pero muchas veces la crítica no está fundamentada. Las administraciones se mueven con unos presupuestos que deben ejecutar. Teníamos en carga los planes Supera, de Fomento Agrario, de Urgencia Municipal, que se paralizan tres meses. Se activan inmediatamente porque muchas personas estuvieron teletrabajando durante el confinamiento para ello. Estamos hablando de unos 157 millones que se han reactivado y hay otro paquete de unos 40 millones que se han activado por primera vez, con el 20% del superávit que ha autorizado el ministerio para gastar en emergencia sociales, el 7% para compra de vehículos...

Tenemos un plan de contingencia y material almacenado por si hay un rebrote virulento”

–El Gobierno no sacó el decreto para autorizar el gasto del Plan Supera, que también preparaban.

–En vez de autorizarse ese superávit para las obras financieramente sostenibles se ha abierto un debate, un documento que se pretende firmar la semana que viene entre la Femp (Federación Española de Municipios y Provincias) y el Ministerio de Hacienda, en el que se habla de remanentes positivos de tesorería (depósitos bancarios o los ahorros que han ido acumulando durante los últimos 10 años las entidades locales) y no del superávit o Supera... Lo importante es que te permitan activar el dinero tuyo que tienes por uno u otro concepto.

–Pero la condición para usarlo es que los municipios presten antes una parte dinero que han ahorrado. ¿No es como 'préstame dinero que yo te invito’? ¿Es justo?

–El Gobierno no está imponiendo nada, es voluntario y estas operaciones no van a computar en la regla de gasto y en la estabilidad presupuestaria, una reivindicación histórica, porque nos tiene atados. Se hablaba de la totalidad del ahorro, pero será un porcentaje. Esa negociación, si la contraprestación de ceder los remanentes locales al Estado trae consigo una serie de ventajas para el municipalismo, creo que es una buena noticia. Estamos hablando de un acuerdo que va mucho más allá del uso del superávit y los remanentes. Contempla mecanismos de apoyo a municipios con problemas de liquidez o en situación de riesgo financiero. Otra ventaja: las entidades locales podremos participar como beneficiaras de los fondos europeos recibidos del Fondo de Recuperación. Y está garantizado un porcentaje importante de devolución mediante transferencias finalistas entre 2020 y 2021. Eso supone contar, en clave local, con una garantía de fondos para inversiones durante esas dos anualidades. En un momento como el que estamos teniendo, con el gasto social tremendo del Gobierno, prefiero activar esos fondos que dejarlos en depósitos bancarios. He luchado toda mi vida para que los ayuntamientos decidan por sí sólos y de eso hay que tratar de convencer a las autoridades central y autonómica. Los ayuntamientos son la única administración que ha generado superávit en los últimos años, que ha sido capaz de ahorrar y ahora que vienen malos tiempos qué mejor que hagamos aflorar ese dinero que tenemos en entidades financieras.

"La gente considera el turismo de interior más seguro, el sector se ha adaptado y hay que aprovechar el potencial”

–Se ha dicho que esta crisis, como otras de calado en la historia, puede suponer cierta vuelta al campo y a los pueblos. ¿Lo cree de verdad?

–Lo que podemos analizar, que es la reactivación del turismo de interior, apunta bien. En la Sierra Morena sevillana, por ejemplo, no hay ni una sóla plaza en campins y casas rurales libre, está todo ocupado. La gente ha considerado que en esos sitios se está más seguro y se pueden pasar unas vacaciones no como era preceptivo hasta ahora, en el litoral. Los servicios turísticos se han adaptado perfectamente a los protocolos. Son fortalezas que hay que potenciar y de ahí la campaña de promoción de turismo rural que hay en marcha. De algo más de 500 alojamientos extrahoteleros inscritos en la provincia, 303 se han adherido. Hay concienciación en el sector y el pequeño empresario. Hemos tenido contactos con agencias de viajes, periodistas especializados a los que se ha llevado a los territorios, hay unos alojamientos de categoría y hay que aprovecharlo. ¿Con esto se puede evitar el despoblamiento que nos preocupa? En parte. Porque si la gente come y tiene vida laboral no se va. Una de las fuentes de desarrollo es el turismo.

–No es la única: antes del confinamiento el sector agrícola se movilizó por falta de rentabilidad y había problemas de infraestructuras de telecomunicaciones en la Sierra Norte. El turismo es una pata, ¿como ve a las demás?

–Si no hay conciencia de las autoridades europeas, en primer lugar, con una Política Agraria Común que fortalezca al sector primario y al que lo transforma, si no viene con una ayuda cuantitativamente importante, no tiene esa rentabilidad que debe tener el producto. Ya conocemos la cadena y que el que el eslabón más perjudicado es el agricultor. El sector tiene que estar mimado y respaldado por las autoridades comunitarias, nacionales y de las comunidades autónomas. En cuanto a los servicios en esas zonas rurales, no están mal porque llevamos 40 años trabajando con coeficientes de corrección en las inversiones, lo que algunas veces se me ha criticado. Anteayer me decían: “Más quisiera tener un barrio de Sevilla las instalaciones deportivas o culturales que tiene tal ayuntamiento”, uno pequeñito. Si no hubiéramos cuidado eso, la diferencia hubiera sido abismal. Hay condiciones ahora para evitar que se produzca la grieta de la despoblación. Por eso las oficinas de transformación digital y de desarrollo están a pleno rendimiento en la redacción de proyectos para tratar de captar recursos europeos. Me he alegro de que en el documento que se negocia con la Femp por primera vez en la historia dice que parte de los programas europeos (de cohesión territorial, feder fondo social europeo) podrán gestionarlos directamente ayuntamientos y diputaciones. Ahí vamos a afinar porque conocemos perfectamente la realidad de nuestros pueblos.

"Ahora que vienen malos tiempos, qué mejor que hagamos aflorar el dinero que tenemos en depósitos”

–¿Cuándo estará operativo el consorcio de Bomberos, con los equipos del Aljarafe incorporados?

–El consorcio está ya en carga. Poco a poco se están integrando municipios, con sus parques, de forma individual y la mancomunidad de Fomento del Aljarafe, la que aporta el mayor volumen con 31 municipios, donde ya se ha hecho lo que tenían que hacer los socios, aunque la negociación es más compleja. Debe ser un referente en la articulación técnica y administrativa, con la cooperación económica que desde la Diputación se trata de inyectar. Se están dando los pasos precisos, sin carreras. Se ha aprobado también la incorporación de Lebrija y Osuna. Seguimos con las inversiones en parques de bomberos: Écija y La Rinconada están en construcción; Mairena del Alcor y Los Palacios, adjudicados; en Morón se ha redactado el proyecto. En 2020 hemos invertido 1,8 millones y en 2021 hay otros 1,9. El tema de bomberos está en plena ebullición, como prueba el esfuerzo presupuestario.

–Hay movilizaciones de los bomberos de la Diputación, que piden que haya más de dos agentes por turno y parque en cada guardia.

–La reivindicación de los bomberos es permanente. Por mucho esfuerzo que se haga, siempre reivindicarán mejoras. Estamos predispuestos a escuchar y a resolver los problemas. Unas veces se podrá hacer pronto y otras cosas son de más calado, como pasa con el personal. El capítulo 1 nos come, en las administraciones es lo que más nos preocupa. Pero lo que nos dicen los técnicos en la materia es que Sevilla es una provincia segura y ahora vamos a mejorar.

"Susana Díaz trabaja desde la oposición después de haber ganado las elecciones, no lo olvidemos”

–¿Qué solución va a tener el tema de los trabajadores interinos y su regularización, si la tiene?

–Los interinos no pueden pasar a un proceso de fijación de plaza. Hemos esperado a que se pronuncie Bruselas, que ha dicho que España y estamos a la espera de que las autoridades judiciales y las ministeriales nos digan cuál es la solución final. Lo que sigo manteniendo es que mientras que no haya una resolución de las autoridades competentes no habrá examen. Pero no puedo decir a los interinos que tranquilos que van a entrar de fijos, lo que están esperando es imposible. Los procesos selectivos de oposiciones están para algo, no puedo agraviar con el parado que está en la calle. El Ministerio ha anunciado el inicio de las negociaciones. No se puede paralizar todo, porque hay que evitar la caducidad de las ofertas de empleo público y salvaguardar la seguridad jurídica.

–¿Sigue teniendo ganas de continuar al frente de la Diputación hasta el final de mandato?

–Cuando asumí la responsabilidad en este mandato, en todo momento, estaba pensando en rematar la faena. Fuerza e ilusión, por lo menos, no me faltan. Y se da la circunstancia, además, de que lo inesperado de la pandemia ha espoleado en mí esa vocación de servicio público que tenemos los municipalistas. Mi aspiración es seguir contribuyendo a que la economía de nuestros municipios se haya recuperado y la cohesión social que ahora se encuentra amenazada por los efectos del Covid siga siendo un baluarte de las políticas en la provincia de Sevilla.

–¿Cómo ve a Susana Díaz en la oposición en las nuevas circunstancias?, ¿comparte las críticas internas?. Algunas han venido de militantes que han pasado por esta casa, como los de la corriente o grupo ‘Más PSOE’.

–Susana Díaz está trabajando desde la oposición después de haber ganado unas elecciones, no lo olvidemos y no lo perdamos de referencia. Su trabajo y su aportación es desde una oposición constructiva, aflorando y preocupándose por cuestiones de vital importancia como son la educación y la sanidad, que desgraciadamente no son prioridad del Gobierno actual de la Junta. Sobre las críticas, considero que cuando son de una serie de personas que persiguen intereses personales e individualizados, no tienen fundamento y base alguna. Sin más. Y, por cierto, sobre el barómetro Bendodo, que considero sesgado, sí sitúa al PSOE como primera fuerza política en Andalucía... ¿dónde no situarán al PSOE otros estudios sociopolíticos con credibilidad y sin cocina? Ahí lo dejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios