Provincia

Polémica por las aglomeraciones en las pruebas para detectar el Covid-19 organizadas por la Federación Andaluza de Fútbol en Lebrija

  • El Ayuntamiento ha elevado una denuncia ante la Consejería de Salud y Familias

  • Se citaron a 600 jugadores del municipio, Las Cabezas, El Cuervo y Trebujena, muchos de los cuales acudieron con sus familias

  • La federación niega que no informara al Consistorio de que iban a ser tantos y achaca el problema a los acompañantes

Aglomeración de personas junto al Pabellón de Deportes de Lebrija, junto al que se aprecia la cola de niños que se iban a hacer la PCR. Aglomeración de personas junto al Pabellón de Deportes de Lebrija, junto al que se aprecia la cola de niños que se iban a hacer la PCR.

Aglomeración de personas junto al Pabellón de Deportes de Lebrija, junto al que se aprecia la cola de niños que se iban a hacer la PCR. / M. G.

El Ayuntamiento de Lebrija ha elevado una denuncia ante la Consejería de Salud y Familias de la Junta por la concentración de personas que se produjo el jueves 12 por la tarde en los alrededores del Polideportivo Municipal, por las pruebas para detectar el Covid-19 que organizó la Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF) para unos 600 niños federados de Lebrija, Las Cabezas de San Juan, la entidad local de Marismillas, El Cuervo y Trebujena.

Según lamenta el Consistorio, tuvieron que esperar largas colas sin poder mantener la distancia mínima de seguridad en todos los casos y se formaron aglomeraciones, principalmente entre los familiares que les acompañaban, en un dispositivo que estaba previsto que empezara a las 16:00 horas, pero que arrancó con 45 minutos de retraso. 

El Ayuntamiento asegura además que sólo tenía constancia de que las pruebas, que se están haciendo antes de que arranquen las competiciones, iban a ser para los equipos locales. Cedió una sala de 100 metros cuadrados, aireada y acondicionada, con la delimitación del recorrido que debían hacer los deportistas. 

Consultada sobre lo ocurrido, la RFAF defiende su actuación y asegura nunca dijo al Ayuntamiento de Lebrija que esas pruebas iban a ser sólo para los equipos del municipio, sino para varios de la zona, "entre ellos" los de Lebrija, y que en todo momento hubo colaboración por parte del mismo. El desplazamiento es posible, pese al cierre perimetral  de las localidades por el Covid-19, porque se trata de una prueba médica.

Confirma que había unos 600 niños citados de forma escalonada a lo largo de cinco horas, hasta las 21:00. Pero a pesar de que se pidió a los equipos que los menores no fueran con los padres, muchos acudieron en familia y de ahí las aglomeraciones de personas que eran ajenas a las pruebas que se estaban realizando.

La federación incide en que incluso en la foto que se ha distribuido -tomada desde un ángulo muy concreto, subrayan- se aprecia cómo los niños que van a hacerse la prueba sí están en fila india junto al pabellón y con separación entre ellos. Las aglomeraciones se produjeron con los acompañantes; y asegura que sí trasladó a personal propio para el dispositivo, seis personas, junto a otras tantas del club local Antoniano, que apoyaron en la organización, más el personal sanitario. 

En cualquier caso, el Ayuntamiento tacha lo ocurrido de "inadmisible, más si cabe, cuando la propia Federación había emitido una circular en la que limitaba la movilidad, autorizando únicamente desplazamientos a deportistas de categoría absoluta, por tanto no debió citar a los equipos de categoría inferior de otras localidades".

Desde el Ayuntamiento se destaca la colaboración con las fuerzas de seguridad y de los equipos locales, C.A. Antoniano y U.B. Lebrijana, que reaccionaron "ante la situación que se generó a las puertas" del pabellón y evitaron que la situación fuera a peor.

IU cree inadmisible lo ocurrido con la elevada tasa de Covid-19 en la zona

También se ha pronunciado sobre lo ocurrido IU Sevilla, que afirma en un comunicado que la imagen del lugar tomada a las 18:30 horas es "un insulto" cuando la pandemia "se está cobrando miles de vidas y derivando en una una crisis sociolaboral para una buena parte de la población, fruto de las duras medidas que las distintas administraciones han tenido que tomar para frenar la curva de contagios y el colapso de nuestro sistema de salud pública".

Incluso, cree que los hechos "requieren de una amonestación firme. El negocio del fútbol no justifica tanta irresponsabilidad, cuando hay muchas actividades que se han suspendido o postergado su comienzo por cuestiones sanitarias". Ha ocurrido en una comarca donde la tasa de incidencia del Covid-19 supera los 500 casos por 100.000 habitantes, incide.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios