Matan a puñaladas a un hombre en su casa La Guardia Civil baraja el ajuste de cuentas en el crimen de Cantillana

  • Los investigadores creen que la vivienda en la que fue hallado el cadáver era un punto de venta de drogas.

  • La víctima, de 53 años, fue hallada a primera hora por un albañil.

A las siete y media de la mañana de este lunes, a un albañil que se dirigía a una obra cercana le sorprendió ver abierta la puerta de la casa de Manuel Campos Blanco, en el número 58 de la calle San Sebastián, en Cantillana. Vio además que había un reguero de sangre y decidió entrar. Allí descubrió al dueño de la vivienda tendido en el suelo en medio de un charco de sangre. Le habían asestado al menos cuatro puñaldas. El trabajador llamó al centro de salud de Cantillana y desde aquí avisaron a la Policía Local.

El único agente de servicio respondió a la llamada y trató de confirmar la dirección en la que se había encontrado el cadáver, que el ambulatorio no le había facilitado. No hicieron falta demasiadas gestiones. El jefe de la Policía Local vive en la calle San Sebastián y oyó revuelo nada más despertarse. Salió de su casa y se encontró con la escena del crimen a unos metros.

La Policía Local acordonó la calle San Sebastián, en el centro del pueblo, a escasos metros del cuartel de la Guardia Civil. El agente de servicio avisó al instituto armado y una patrulla se desplazó hasta el lugar de los hechos. Confirmó que había una persona muerta y que se trataba del propietario de la vivienda. Los agentes custodiaron la escena hasta que llegaron los especialistas del Equipo de Policía Judicial de la comandancia de Sevilla. Mientras, el laboratorio de Criminalística inspeccionó el domicilio en busca de huellas y restos biológicos. Los miembros de este departamento dejaron una serie de testigos -nombre que reciben las pequeñas pirámides de papel con la que se señalan las pruebas en una escena del crimen- en la entrada de la vivienda. Probablemente encontraron ahí alguna gota de sangre u otros restos biológicos, que probarían que la reyerta o agresión se inició en la calle y después se trasladó al interior del domicilio. O bien que la víctima recibió las puñaladas fuera y quiso buscar refugio en su casa, donde cayó muerto.

La vivienda en la que ha sido localizado el cadáver. La vivienda en la que ha sido localizado el cadáver.

La vivienda en la que ha sido localizado el cadáver. / Víctor Rodríguez

En cualquier caso, no había gran cantidad de sangre en la calle y sí mucha más en el interior de la vivienda. El cadáver permaneció dentro de la casa durante toda la mañana. La comisión judicial ordenó el levantamiento del cuerpo pasado el mediodía. El cadáver fue trasladado a las dependencias del Instituto de Medicina Legal de Sevilla, en el tanatorio de San Jerónimo, donde le será practicada la autopsia en las próximas horas. Esta prueba forense determinará con exactitud cuál de las heridas causó la muerte de la víctima. La autopsia también servirá para establecer la fecha aproximada de la defunción, por lo que se sabrá si el crimen se cometió durante la madrugada del domingo a lunes o ya a primera hora de la mañana de este lunes.

Manuel Campos Blanco estaba separado y tenía un hijo. Vivía solo en esta casa de la calle San Sebastián, en la que también residen algunos familiares suyos. Varios de ellos aguardaban este lunes noticias tras el precinto colocado por la Guardia Civil. "No sabemos nada aún", decía una de las parientes, poco antes de que llegara el hijo, con lágrimas en los ojos y abrazando a sus familiares. La mayoría de los parientes del fallecido estaban muy afectados y pedían a los periodistas de este periódico que no entrevistaran al hijo de la víctima ni tampoco le hicieran fotos.

La principal hipótesis con la que trabajan los investigadores apunta a un posible ajuste de cuentas o venganza. Se investiga también si el suceso podría tener relación con el tráfico de drogas a pequeña escala y si la vivienda en la que residía la víctima era un punto de venta de drogas. La Guardia Civil busca a posibles testigos de los hechos y a personas que tuvieran relación con la víctima. A la hora de cierre de esta edición no había sido detenida ninguna persona en relación con estos hechos. La juez de Lora del Río se ha hecho cargo del caso y ha decretado el secreto de sumario sobre el mismo.

Se trata del segundo homicidio cometido en la provincia de Sevilla en menos de 48 horas, después de que el sábado falleciera un comerciante chino en Carmona tras ser degollado por un delincuente común.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios