Provincia

El PSOE asume la Alcaldía de Benacazón con menos ingresos

  • El Ayuntamiento no puede acogerse a la prórroga parael plan de ajuste ·Juana M. Carmona gobernará sola, pero negocia con el PA.

La nueva alcaldesa de Benacazón, Juana María Carmona (PSOE), da por hecho de que se estrenará en el cargo teniendo que hacer frente a una retención de la Participación de los Ingresos del Estado (PIE) de al menos el 50% de los fondos que le corresponden cada mes al Ayuntamiento. Según adelantó, el interventor ha elevado estos días una pregunta al respecto al Ministerio de Hacienda, que respondió que lo ocurrido en Benacazón, donde no se llegó a elaborar y a presentar al Pleno un plan de ajuste previo al pago a proveedores, no entra dentro de los supuestos para los que se ha dado una prórroga hasta el viernes, con lo que el Estado se cobrará directamente de la PIE la partida del ICO con la que ya ha pagado a los acreedores. Serán unos 40.000 euros menos al mes disponibles para el Consistorio.

La regidora adelantó que, como en otros municipios, serán inevitables los ajustes, con subidas de impuestos y tasas y reducción del capítulo 1, el de personal, aunque se intentará que se haga en forma de bajadas de sueldos y jornada laboral, con el menor número de despidos posible. La diferencia será que, en lugar de hacerlo unilateralmente y sin negociación previa -una actitud que achacó al ex alcalde del PP, José Antonio Fernández, y por la que bloquearon las dos propuestas en este sentido que elevó al Pleno-, se buscará el consenso y el diálogo.

Son los anuncios más importantes que Carmona, que ya fue alcaldesa de Benacazón entre 2009 y 2011, hizo ayer, tras el Pleno en el que no hubo sorpresas y como estaba previsto fue investida en sustitución de Fernández, que cesó tras no prosperar la cuestión de confianza a la que se sometió el 31 de mayo, vinculada precisamente a esos ajustes. En un Pleno sin grandes tensiones y el que se optó por las papeletas depositadas en urna cerrada, la socialista obtuvo los cinco votos de los concejales de su grupo, el más respaldado en las elecciones de 2011. El PP, que por ley tuvo que presentar como candidato a su segundo en la lista, Pedro Oropesa, y el concejal independiente, Manuel González, se votaron a sí mismos. Los tres ediles del PA, que propiciaron hace justo un año que el PP se hiciera con la Alcaldía para luego dejarle en minoría al romper el pacto de gobierno a los cien días, votaron en blanco. Han estado negociando con el PSOE y ayer ni la nueva alcaldesa, ni el portavoz andalucista, Francisco Javier Garrido, descartaban que más adelante pueda formalizarse un acuerdo de gobierno. Pero sin prisas.

Tras prometer el cargo, Juana María Carmona fue informada del saldo en las cuentas del Ayuntamiento -128.291 euros, aunque a los trabajadores se les adeuda una nómina- y acudió a un pasaje del Quijote para arrancar un discurso en el que, pese a todo, apeló al optimismo. "Los obstáculos más grandes son nuestras propias indecisiones", dijo, y destacó que con su nombramiento el "agua vuelve a su cauce", en tanto que el PSOE fue el más votado en los comicios, aunque sin mayoría absoluta, en lo que interpreta un mensaje de diálogo. Defendió que, pese a las críticas, han hecho una "oposición responsable" y anunció un "giro a la izquierda" en los tres años que quedan, en los que lo darán todo porque el futuro sea mejor que el presente para todos los benacazoneros.

Se da por hecho que la ya alcaldesa tendrá que cesar en sus actuales responsabilidades como directora del área de Empleado Público de la Diputación, aunque podría seguir vinculada de alguna forma al organismo provincial. La regidora apuntó que antes de que acabe este mes tendrá cerrada la estructura del nuevo gobierno, aunque con toda probabilidad Ana Caro, repita al frente del área de Hacienda y tenga que lidiar con los problemas de financiación, sin la presión ya de los proveedores que, al menos, han cobrado las facturas hasta 31 de diciembre de 2011.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios