Precios Estos son los supermercados más baratos de Sevilla

Provincia

Rompen un diente a un policía nacional de una patada en la boca en Alcalá de Guadaíra

  • Tres hermanos fueron detenidos por la agresión, cometida el viernes por la noche en el Parque Centro

Tres hermanos detenidos en Alcalá tras agredir a un policía

Un policía nacional resultó herido el pasado viernes en Alcalá de Guadaíra, después de que un joven le propinara una patada en la boca. El agente sufrió la pérdida de un diente. La Policía detuvo a tres personas por participar en esta agresión. Los tres detenidos son hermanos, uno de ellos es menor de edad, de 17 años, y los otros dos tienen 20 y 22 años. Los tres son vecinos de Alcalá.

Los hechos ocurrieron sobre las diez menos veinte de la la noche del pasado viernes en el parque Centro de Alcalá de Guadaíra. La Policía recibió una llamada alertando de que había una pelea entre jóvenes en este lugar. Varios patrulleros llegaron al parque y no vieron ninguna reyerta, aunque sí observaron a un grupo de personas que se marchaban a paso rápido hacia la parte baja del parque.

Ninguno de los presentes aseguró haber visto ninguna pelea, aunque uno de los testigos, guardia civil de profesión, señaló que los implicados en la reyerta podían ser los jóvenes que se marchaban hacia la zona baja. Uno de los patrulleros siguió a los chicos, a los que interceptó cuando salían del parque. Uno de ellos indicó a los otros que se fueran, intentando huir sin darle opción a los policías que les preguntaran nada.

El menor de edad comenzó a dirigirse a los agentes. "¿Qué nos vais a hacer? Sois unos chulos, que aquí somos mucha gente, venga, vamos a solucionar esto como hombres", decía, intentado alentar a la gente que había en el lugar para que increpase a los policías. Justo después, el menor hizo un gesto de intentar pelear con uno de los agentes, que trató de apartarlo y tranquilizarlo. El adolescente le lanzó varios puñetazos a otro policía, al que tumbó en el suelo de espaldas. El resto de policías tuvieron que intervenir para reducirlo utilizando la fuerza, ya que se mostraba muy agresivo.

En ese momento entró en el forcejeo un hermano del menor, que comenzó también a agredir a los policías para evitar la detención de su hermano. También tuvo que ser reducido. Después llegó el tercer hermano, de 20 años y complexión gruesa, que se acercó por la espalda a un policía y le propinó una fuerte patada en la boca, que le hizo sangrar. Otro agente logró reducir a este hombre en el suelo, mientras que otro de los hermanos le asestó otra patada.

Finalmente, los tres hermanos fueron detenidos. Mientras estaban siendo reducidos, no paraban de retar e insultar a los policías, a los que pedían enfrentarse de uno en uno. Uno de los sospechosos, el menor de edad, llegó a fracturar a golpes la puerta trasera de un patrullero.

Los policías tuvieron que ser asistidos por el médico. Al agente que recibió la patada en la boca le tuvieron que aplicar puntos de sutura y perdió un diente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios