Isabel Herrera. Alcaldesa de Gelves (PSOE)

"Vamos a intentar que se soterre parte de la autovía"

  • La edil quiere aprovechar el nuevo marco de los fondos Feder de la UE para mitigar la barrera urbana que supone la A-8058, que parte el pueblo en dos

Isabel Herrera, 54 años, admite que cada noche llega a casa cansada pero "feliz" de ser alcaldesa, tras algunos años en la oposición y en su tercer intento como cabeza de cartel, en 2003, 2011 y 2015. El PSOE fue el más votado, con un edil más que C's, y así, en cascada, hay cuatro partidos más: dos independientes, Podemos y el PP. Pero no teme bloqueos, ni mociones de censura. Es administrativa comercial y explica que la han contratado muchas veces para "ordenar empresas con conflictos entre la dirección y los trabajadores". La entrevista tiene lugar tras la reunión con Puertos de Andalucía, el día 6, para reflotar Puerto Gelves.

-¿Es gobernable el Ayuntamiento con 13 ediles y 6 grupos? ¿Por qué tras la mayoría absoluta del PP hay tal fragmentación?

-Se puede gestionar. Los cuatro concejales del PSOE estamos cargados de áreas, pero es cuestión de organizarse. Quiero gobernar con todos y llegar a acuerdos puntuales, pero la gestión será nítidamente socialista. Ayuda el trato aceptable con todos los grupos, aunque haya más afinidad con unos que con otros. Se ha interiorizado que la gobernabilidad pasa también por la voluntad de acuerdo para mejorar la vida de los vecinos. En cuanto a la fragmentación tras la mayoría absoluta del PP, influyen la imagen que han dado dos grandes partidos y las políticas del Gobierno central, los ciudadanos son los que han pagado una crisis creada por el capital; y, a nivel local, las malas formas del anterior equipo con los vecinos y el personal.

-Aunque no quiere hablar de herencia, ¿qué Ayuntamiento ha encontrado?

-Hay una deuda que se arrastra de varios mandatos, más de seis millones, pese a que se ingresó mucho por el PGOU. Pero el PP, en cuatro años, no puso medios ni logró ordenar las cosas administrativamente para ganar credibilidad. Por ejemplo, no adjuntó las cuentas de las sociedades al presupuesto y el Estado, que avisó desde 2013, nos bloqueó los ingresos. A los 15 días de llegar, tuve que comunicar que no había dinero para pagar las nóminas, pero solventamos la situación. Estamos en un plan de ajuste y no cumplimos con la estabilidad presupuestaria. Es una realidad cruda, pero con la que hemos empezado a andar. La prioridad es no poner en juego ningún puesto de trabajo y pagar, aunque sí que habrá que reestructurar la plantilla. Hemos pagado el plan de empleo joven y el +30, sin que la Junta haya ingresado aún el dinero, y hecho una previsión hasta final de 2016 para pagar una deuda de casi un millón y medio con proveedores, acumulada después de los planes del Estado. Se ha vuelto a abrir la piscina, que se cerró, y estamos hablando con la mancomunidad, por ejemplo, para ampliar el servicio de la basura. Todo eso en cuatro meses, en los que hemos hecho un esfuerzo tremendo. También darle la vuelta al malestar que había la plantilla, para que esté cómoda y avancemos todos.

-¿Qué medios han puesto ustedes para cambiar esa situación? ¿Cómo puede generar ingresos un municipio como Gelves?

-Ahora se controlan los gastos y se están estudiando formas para obtener ingresos, como recaudar por cuestiones que se han obviado. Por ejemplo, hay un PGOU que, aunque el ladrillo cayó, hay que poner en marcha y no se han cobrado todas las licencias de obras y de ocupación. También estamos trabajando en ordenanzas como para el uso del teatro, y mejorando la recaudación. Y tenemos un pueblo de servicios, con posibilidades. Turísticamente, Gelves tiene que avanzar, hay que potenciarlo con todos los instrumentos, sabiendo dónde queremos ir.

-Hablando del PGOU, Gelves tiene bastantes urbanizaciones y naves vacías y suelos en manos de la Sareb, el banco malo.

-Todavía no me he sentado con la Sareb, sí con otros propietarios de sectores en esa situación, como el 5, el 4 y el 2 y hay buenas perspectivas de desarrollo de viviendas y zonas terciarias. Hay que desbloquear algunos aspectos. En el sector 2, por ejemplo, se está pendiente del colector de la CHG, que se podrían iniciar a final de mes. El acceso al colegio se anega porque ese sector no está edificado y, de momento, vamos a solucionarlo de forma provisional.

-Las mejoras en Educación han sido una reclamación constante.

-Hace unos años la necesidad imperiosa era un colegio de Infantil. Pero ahora está en el instituto. Me gustaría que se construyera uno, más que ampliar el actual, pero no es fácil. La semana que viene tengo una reunión en la Delegación.

-Al margen de sortear los propios problemas del Ayuntamiento, ¿cuáles son sus prioridades para el pueblo?

-Potenciar los dos polígonos, Puerto Gelves y la escuela de artesanos, que probablemente abrirá a final de mes. También tenemos una cornisa única y 16 parques por una parte y otra de la autovía. Hay un proyecto ambicioso, a medio y largo plazo, para eliminar la barrera que supone la autovía de Coria, soterrando una parte.

-Parece costoso y la Junta tiene muchas obras pendientes.

-No voy a entrar en eso, pero le llegará la petición. Por muchos motivos, esa autovía parte mi pueblo y frena su desarrollo. El proyecto podría lograr fondos Feder, cuyos criterios han cambiado con el nuevo marco. Mejoraría la accesibilidad de los vecinos a servicios y equipamientos, haría el municipio más sostenible y paliaría la contaminación acústica. Los técnicos están estudiando el tramo que propondremos, pero quiero que al menos incluya Puerto Gelves y la urbanización Marina de Gelves.

-Tras un año sin actividad, con impagos y cambiando de titular, ¿la escuela de artesanos no está abocada al cierre?

-La Della Robbia funcionará. Tiene un equipo profesional magnífico. El problema no fue sólo de financiación, afectó a todos consorcios y había que poner orden en ciertas cosas. Parece que se está al final del camino. El Ayuntamiento, que en su día pidió que se instalara aquí, tenía el 10% en el consorcio con la Junta por el suelo, que se cedió, pero siempre que la escuela siga abierta. Tenga o no esa responsabilidad, vamos a estar ahí, potenciándola. Es un referente. Se han hecho cosas que han estado expuestas en el Louvre y trabajos muy especiales para el patrimonio de Sevilla.

-¿Tiene claro cómo puede Puerto Gelves remontar el vuelo?

-El anterior gobierno contrató a una empresa para que disolviera la empresa municipal y privatizará de alguna forma la gestión. No se puede hacer porque es una concesión por Puertos de Andalucía. Ha habido muchos movimientos extraños, que estudian mis asesores jurídicos. Esa empresa nos ayudará ahora a reflotarlo. Puedo adelantar que, en la primavera, Puerto Gelves puede estar ya moviéndose en positivo. No es deficitario en sí, sino fruto de mala gestión. Si en cuatro meses hemos equilibrado las cuentas, se está pagando a proveedores y al personal, se puede lograr. Ha habido una ausencia casi total de gestión por parte de los dos gobiernos anteriores. Al margen de todo eso, tengo una ilusión enorme, porque estoy absolutamente enamorada de mi puerto y contamos con el apoyo de la Agencia de Puertos de Andalucía.

-Supongo que el tener el mismo color político el Ayuntamiento y la Junta facilita las cosas.

-La primera vez que me reuní con ellos estaba en la oposición y el gerente era de IU y me trataron igual.

-¿No sería bueno trabajar con todos los pueblos de la ribera?

-Desde Camas hasta Isla Mayor, es importante que todos los alcaldes que miramos al río busquemos la coincidencia en un criterio, para potenciarlo. En cuanto tenga un hueco, intentaré que nos pongamos de acuerdo. Soy coordinadora territorial de la Diputación, me resultará fácil.

-¿Entiende la crítica porque haya alcaldes con cargos en la Diputación que deben cumplir allí un horario y dedicarse a sus pueblos?

-Cada uno puede pensar lo que crea. Está regulado y se publica en el BOP. El año pasado, el presidente confió en mí como asesora. Ahora ha vuelto a llamarme. Soy coordinadora territorial de Cultura, trabajo con los alcaldes de mi comarca, de enlace. No cobro como alcaldesa y el trabajo es cuestión de organización, de echar horas y de usar las nuevas tecnologías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios