Provincia

La instructora exige a Medio Ambiente todas las inspecciones a la empresa

  • La Junta ordenó la "inmediata paralización" de la actividad tras destapar la Policía que se habían vendido los tapones con fosfuro.

En el curso de la investigación por la muerte de la familia Caño Bautista, la delegación de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta abrió un expediente sancionador a la empresa de gestión de residuos Alansu, que determinó como medida provisional la "inmediata paralización" de la actividad.

La empresa recurrió solicitando que con carácter excepcional se permitiera la entrega a un gestor autorizado de los residuos peligrosos y no peligrosos que estuvieran almacenados en las instalaciones de Dos Hermanas. La juez ha accedido a esta petición aunque ha ordenado, a propuesta de la Fiscalía, que en primer lugar se realice un inventario de todos los residuos almacenados en esta empresa, determinando su naturaleza y clase.

La juez también ha ordenado que se libre oficio a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta para que remita todas las inspecciones realizadas sobre el funcionamiento de Alansu desde el inicio de su actividad como gestor de residuos peligrosos hasta diciembre de 2013, identificando los funcionarios que hicieron las inspecciones y la periodicidad con la que debían realizarse con arreglo a la normativa y a los resultados favorables o desfavorables que hubieran arrojado.

Las instalaciones de Alansu en Dos Hermanas seguían ayer clausuradas. En la puerta de la nave, un pequeño cartel pegado con cinta adhesiva remitía a un número de teléfono de la sede central de la empresa, en San Sebastián de los Reyes (Madrid). Junto a la puerta, en otro rótulo, un trozo de la misma cinta intentaba tapar, con escaso éxito, un número de teléfono móvil, probablemente de algún responsable de la planta. Al llamar a este número, saltaba inmediatamente el buzón de voz. Tampoco nadie atendía al teléfono de la planta de Dos Hermanas, pese a que una locución indicaba al cliente que marcase una serie de números dependiendo del departamento con el que deseara hablar.

Alansu sí atendía el teléfono en su sede de San Sebastián de los Reyes. Este periódico ofreció a la empresa la posibilidad de exponer su versión de los hechos, pero la entidad prefirió no realizar ninguna declaración relacionada con la venta ilegal de los tapones de plaguicidas que originaron las muertes a tres miembros de la familia Caño Bautista. Según la información que aparece en su página web, Alansu es una compañía fundada en 1992 que se dedica principalmente a la recogida y gestión de residuos, de aceites usados, limpiezas industriales, máquinas de limpieza y desengrase y a la asesoría y consultoría medioambiental. En su web sigue figurando Dos Hermanas como una de sus sedes en España, donde tiene otras cuatro plantas: la de San Sebastián de los Reyes (Madrid), Cerceda (La Coruña), Casarrubios (Toledo) y Murga (Álava).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios