Minería

La producción de Cobre Las Cruces se reducirá en casi un 36% este año

  • La compañía estima que cerrará el ejercicio con unas 45.000 toneladas de cobre, frente a las 70.000 previstas antes del accidente

  • Insiste en que está haciendo un esfuerzo por minimizar el impacto en el empleo, que afectará a menos del 10% de plantilla y que intentará que sea temporal en las contratas  

La planta hidrometalúrgica, donde se producen los cátados de cobre. La planta hidrometalúrgica, donde se producen los cátados de cobre.

La planta hidrometalúrgica, donde se producen los cátados de cobre. / José Ángel García

First Quantum Minerals, la empresa propietaria desde 2013 de Cobre Las Cruces, estima que el corrimiento de tierras que, el 23 de enero, obligó a suspender la actividad extractiva provocará que su producción de cobre se reduzca este año en unas 25.000 toneladas, de las 70.000 previstas, lo que supone casi el 36%. 

Aunque la planta hidrometalúrgica pudo volver a la actividad días después del deslizamiento, el mineral con el que trabaja y que tenía almacenado tiene menor ley, lo que conlleva que se necesite más material para sacar el cobre. 

El propio director general de Cobre Las Cruces, Ian Anderson, reconocía este miércoles que el "incidente ha tenido un impacto importante en nuestras operaciones y representa un desafío para la compañía".

Se estima que ha afectado a 9,5 millones de metros cúbicos de terreno, en un área de 1.200 metros de largo y entre 700 y 900 de ancho. 

Pese a ello, la empresa insiste en que está haciendo un esfuerzo porque la afección al empleo sea lo menor posible y temporal. Así, recuerda que la previsión es que no vaya en proporción a la caída de la producción. 

Cobre Las Cruces es una de las cinco empresas que más facturan en Sevilla y de ella dependen directamente o a través de contratas que trabajan para la mina 840 empleos directos.  

Precisamente, este miércoles ha arrancado la negociación del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de los 250 trabajadores contratados directamente por Cobre Las Cruces.

La empresa insiste en que su intención es que no afecte a más del 10% o unos 25 trabajadores y que, aunque se inicien los trámites legales para aplicarlo, en última instancia pueda dejarse en suspenso si las circunstancias varían.

La idea es recuperar la actividad extractiva, una vez que se estabilice el terreno y la Junta levante la suspensión provisional, para agosto. 

Las contratas también se van a ver afectadas, aunque el grado dependerá de si tienen más o menos trabajo al margen de la mina. Las más importantes son de minería, mantenimiento y limpieza.

"Esperamos que el impacto en el empleo también sea temporal y a corto plazo", insiste un portavoz de la compañía, que apostilla que la empresa es plenamente consciente de la importancia del empleo para el país y para la zona de Gerena, Guillena y Salteras en la que se levanta el complejo. 

El mismo portavoz señala que el derrumbe en la mina también ha tenido un impacto en la "reputación de a compañía" y que, si ha sido prudente al hablar de posibles causas, ha sido para evitar especulaciones o dar informaciones incompletas que la dañen aun más. 

"No tenemos todas las respuestas, es increíble que otros las tengan", ha destacado, insistiendo sobre todo en que los informes que han encargado incluso a terceros descartan el daño ambiental. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios