Provincia

El fiscal se querella contra el alcalde de Castilleja de Guzmán por un delito urbanístico

  • El edil es acusado por dar una licencia en 2008 para la construcción de una Escuela de Hostelería en una parcela calificada como espacio libre.

Comentarios 1

La Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo ha presentado una querella criminal contra Carmelo Ceba (PSOE), alcalde de Castilleja de Guzmán, por un delito contra la ordenación del territorio por dar licencia para una Escuela de Hostelería en un espacio libre y superando la superficie autorizada.

La querella de la Fiscalía dice que el alcalde autorizó en enero de 2008 la construcción de la Escuela de Hostelería en una parcela calificada como espacio libre por las Normas Subsidiarias del municipio, donde es "ilegal todo acto de construcción que contradiga tal uso, así como superar la superficie máxima construida del 50 por ciento".

La superficie total ocupada resultó ser de 15.230 metros cuadrados, es decir el 72,19 por ciento, según el fiscal, pero el proyecto aprobado por el Ayuntamiento contó con un informe favorable de dos técnicos municipales que certificaron una ocupación inferior al 50 por ciento tras excluir los vestuarios, instalaciones deportivas, el sótano, aparcamientos y superficie de viarios.

La denuncia fue presentada a la Fiscalía por un colectivo de vecinos, que denunciaron que al estar catalogado como espacio libre, la parcela no podría albergar instalaciones deportivas, quioscos o terrazas.

La Escuela de Hostelería está promovida por la Consejería de Empleo, la Mancomunidad para el Desarrollo y el Fomento del Aljarafe y el propio Ayuntamiento.

La querella se dirige contra el alcalde, el arquitecto municipal V.V.V., el arquitecto redactor del PGOU, J.C.M.Z., y los concejales que, según la investigación posterior del juzgado, se demuestre que firmaron el acuerdo municipal del 31 de enero de 2008 que concedió la licencia urbanística a la empresa constructora de la Escuela.

El acuerdo municipal, explica el fiscal, estaba avalado por los informes de los dos arquitectos que certificaron que el proyecto cumplía las Normas Subsidiarias, tanto en lo relativo a su uso -Escuela de Hostelería- como al porcentaje de ocupación.

El alcalde, ante las protestas de los vecinos afectados, les respondió que el uso como restaurante y bar tenía un carácter "docente" y "en ningún caso debe ocasionar molestias en su entorno, dado que no funcionará durante la noche ni durante los fines de semana, concluyendo su actividad a las cinco de la tarde".

"La escuela no está enfocada a un uso comercial de restaurante, y sí como centro de formación con un alto nivel constructivo, técnico y formación", explicó entonces Ceba en una carta a los vecinos, según recuerda la querella.

Pese a ello, la Dirección General de Ordenación del Territorio de la Junta llevó a cabo una investigación y concluyó que el proyecto incumplía la normativa en cuanto al uso y el porcentaje de ocupación, por lo que ahora el fiscal imputa a los tres denunciados de un presunto delito contra la ordenación del territorio.

Fuentes judiciales han explicado que la querella de la Fiscalía será repartida ahora entre los juzgados de instrucción de Sevilla, que llevará a cabo las diligencias de investigación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios