Patrimonio | Restauración

El sector oeste del anfiteatro de Itálica, listo para su reapertura a las visitas

  • El objetivo de la remodelación era "frenar el deterioro" del monumento por la acción de la meteorología, los lodos y fangos procedentes de la laguna cercana.

  • El coste del proyecto ascendió a 329.000 euros 

Puerta Libitinaria del anfiteatro romano de Itálica. Puerta Libitinaria del anfiteatro romano de Itálica.

Puerta Libitinaria del anfiteatro romano de Itálica. / EP

La empresa Estudios y Ejecuciones S.A. ha finalizado ya los trabajos que le había encomendado la Consejería de Cultura, para actuar en el sector oeste del anfiteatro del conjunto arqueológico de Itálica, enclavado en Santiponce (Sevilla) y donde descansan las ruinas de la ciudad romana cuna de los emperadores Trajano y Adriano, a fin de "frenar el deterioro" que sufría esta zona del monumento por la meteorología y los lodos y fangos procedentes de la laguna cercana.

La memoria técnica de este proyecto de actuación recordaba la decisión de cerrar al circuito de visitas turísticas este sector del anfiteatro romano de Itálica, joya indiscutible del recinto arqueológico, a cuenta de su "grave estado de conservación".

Y es que según se detallaba en este documento técnico, el sector oeste del anfiteatro, correspondiente a la denominada Puerta Libitinaria, estaba marcado por la presencia de "trozos de bóvedas y de graderío volcados unos sobre otros" y como consecuencia del viento y el agua, dichos elementos arquitectónicos sufrían "disgregaciones de mortero y desprendimientos de mampuestos".

Tal extremo, siempre según la memoria de actuación, implicaba un "peligro a corto plazo" de que la situación empeorase y se produjese una "rotura y caída de algunos de estos elementos inestables de gran tamaño".

"Materiales en aluvión"

El estudio técnico que sostenía este proyecto abordaba la ladera que separa el sector oeste del anfiteatro romano de la laguna artificial del conjunto arqueológico. Y es que el "depósito continuado de materiales de aluvión" procedentes de la laguna y la ladera ya obligaron en 2005 a instalar un "sistema de drenaje que encauza la evacuación de las aguas a través de las cloacas romanas", para impedir que el agua del embalse afectase al monumento.

En ese sentido, la memoria del proyecto daba cuenta de que a lo largo de los últimos años, la citada ladera ha experimentado "deslizamientos" de tierra, extremo que los técnicos atribuían a que la actuación acometida en 2005 no incluyó "tratamiento vegetal" alguno y el sistema de alcantarillado instalado aquel año resulta ya "insuficiente" para contener el agua y los sedimentos y evitar que los mismos alcanzasen el sector oeste del anfiteatro.

"Frenar el deterioro"

Es más, el propio documento señalaba que los "lodos y fangos" que habían alcanzado este sector del monumento acabaron haciendo "intransitables" algunos espacios del entorno de la puerta Libitinaria, finalmente cerrada a las visitas turísticas.

Precisamente por ello, este proyecto adjudicado a Estudios y Ejecuciones S.A. estaba diseñado para "frenar el deterioro" del sector oeste del anfiteatro, consolidando los elementos arquitectónicos de la puerta Libitinaria y reforzando y mejorando el sistema de drenaje instalado en 2005.

Las actuaciones fueron contratadas por 329.000 euros y eran financiadas al 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), toda vez que, según fuentes de la Consejería de Cultura, las obras han finalizado ya y tan sólo resta rematar algunas labores en los caminos próximos a la Puerta Libitinaria, que espera así ser reabierta a las visitas.

Se trata, por cierto, de una de las actuaciones de mayor envergadura impulsadas en este emblemático conjunto arqueológico, que desde el pasado mes de octubre figura en la lista indicativa de monumentos españoles susceptibles de ser propuestos formalmente para la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

Itálica camina a la Unesco

El asentamiento romano de Itálica fue fundado por Publio Cornelio Escipión El Africano allá por el año 206 antes de Cristo y fue la cuna de los emperadores Trajano y Adriano, toda vez que las ruinas de la antigua ciudad, conocidas por su espectacular anfiteatro, fueron declaradas monumento nacional en 1912.

La propuesta de candidatura de Itálica a la declaración de Patrimonio Mundial nació en el verano de 2014 y se fundamentaba especialmente en el papel de este asentamiento como "ensayo" del proyecto político de la antigua Roma, al tratarse de la primera ciudad creada por Roma fuera de la Península Itálica, siendo además "la cuna de los emperadores Trajano y Adriano".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios