Plan de Residuos No Peligrosos de la Provincia

Cada sevillano genera 1,41 kilos de basura al día

  • Al año suponen más de 500 kilos por persona, de los que menos del 20% se recoge selectivamente 

  • En la cifra se incluye los datos de la capital y el resto de municipos

  • Sevilla va tarde en el cumplimiento de las directivas sobre reducción de residuos y reciclaje 

Un contenedor de recogida de envases completamente lleno, en la capital. Un contenedor de recogida de envases completamente lleno, en la capital.

Un contenedor de recogida de envases completamente lleno, en la capital. / Juan Carlos Muñoz

Cada sevillano genera de media 513,9 kilos al año que son recogidos por los servicios municipales. Ello supone una ratio de 1,41 kilos por habitante y día. Es el resultado de dividir entre la población las 1.107.699 toneladas que se recogieron en 2016 y de las cuales sólo el 19,9% (220.580 toneladas) lo hicieron selectivamente.

La gestión de los residuos no peligrosos en la provincia La gestión de los residuos no peligrosos en la provincia

La gestión de los residuos no peligrosos en la provincia / Dpto. de Infografía

Son datos calculados para el Plan Director de Residuos No Peligrosos de la Provincia de Sevilla recopilados de las siete Unidades de Gestión de Residuos (UGR) que funcionan, con cuatro plantas de tratamiento y en las que están incluidos tanto los residuos de los municipios como los que se generan en la capital.

El mayor porcentaje de la todavía escasa recogida selectiva es el de los residuos demolición de obras menores, el 36%. Los envases de vidrio suponen el 19%; los envases ligeros, el 16%; el 15% fueron de papel y cartón. El resto se reparte en un 7% de podas y otro tanto de madera, aceite doméstico y textil.

Sevilla cuenta con un contenedor de vidrio por cada 321 vecinos; uno de papel y cartón por cada 337; y uno por cada 181 para envases ligeros, teniendo en cuenta las grandes diferencias entre pueblos pequeños con poca población y las grandes aglomeraciones urbanas. En todos los casos, se está por encima de la media andaluza. Hay 76 puntos limpios fijos, en 69 municipios.

En cuanto a la gestión de esas 1.107.699 toneladas de residuos municipales recogidas en 2016, sólo un 1% se prepararon para la reutilización; un 6% para la valorización; el 23% terminó en plantas de reciclaje y el 70% terminó, sin más en el vertedero, una cifra que se pretende recudir al 10% de cara a 2035. 

En el Plan Director de Residuos No Peligros de la Provincia se fijan las "corrientes prioritarias" con las que se pretenden cambiar las cosas, sobre todo, en el llamado biorresiduo, en el que se incluye el "despilfarro alimentario", que teóricamente también hay que reducir a la mitad ya el año que viene. Representa prácticamente la mitad del peso de los residuos municipales, pero el nivel de reciclaje es del 2,5% en Sevilla.

Sin capacidad para hacer frente a los "escenarios inminentes"

"En el momento actual existe un déficit casi total de capacidad de tratamiento para hacer frente a los escenarios inminentes” que marca la normativa, señala el estudio. Sí es más factible la mejora de la recogida a grandes productores, sobre todo de biorresiduos y envases, que "puede contribuir de forma rápida y eficiente al cumplimiento de los ambiciosos objetivos de reciclaje para 2020, de forma parcial, pero decisiva”.

El estudio advierte también que los sistemas de recogida selectiva que existen en la actualidad para "voluminosos y residuos reutilizables", que por otra parte casi siempre terminan depositados en la acera junto a cualquier contenedor, pueden dañar los artículos y dificultar ese objetivo de que se puedan volver a usar. “Existe un déficit de capacidad de gestión” en Sevilla, se reitera.

En cuanto a los envases ligeros, que generan unas 54.000 toneladas al año de las que se reciclaron 24.381, el 45,1% en 2016, es pese a todo uno de los porcentajes "más cercanos" a los objetivos del Plan Estatal Marco de Residuos (Pemar), que fija que se debería llegar al 70% para 2020.

Entre los objetivos estratégicos que contempla el Pemar y el resto de la normativa, incluyendo los recientes acuerdos provisionales de la UE con objetivos jurídicamente vinculantes para el reciclaje y la reducción de los vertederos, está el reducir el peso total de los residuos municipales al menos en un 2% en 2035 con respecto a 2015.

Es decir, hay que concienciar a la ciudadanía, también, para que genere menos basura. Por otro lado, hay que reducir la presencia de "impropios" en los residuos que ya son objeto de recogidas separadas y hay que incrementar el porcentaje de los residuos municipales que son objeto de tratamientos de reutilización hasta un 55% en peso en 2015 y un 65% en 2035.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios