Análisis

Un Betis inconsistente

  • Los verdiblancos, como en la campaña pasada y en esta pretemporada, arrancan el curso sin ser fiables atrás

  • El Villamarín no acaba de convertirse en un fortín para los de Heliópolis

Carvalho, Bartra, Javi García, Sidnei y Dani Martín, tras marcar el Valladolid el 1-2. Carvalho, Bartra, Javi García, Sidnei y Dani Martín, tras marcar el Valladolid el 1-2.

Carvalho, Bartra, Javi García, Sidnei y Dani Martín, tras marcar el Valladolid el 1-2. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

El Betis comenzó la temporada como el curso pasado, con derrota en el Benito Villamarín. Un feudo que sigue sin ser un fortín para un cuadro de Heliópolis que ante el Valladolid no tuvo una buena puesta en escena en los ocho minutos en los que jugó en igualdad numérica, hasta que llegó la expulsión de Joel.

Un atenuante en el primer encuentro del campeonato para el equipo que entrena Rubi, quien tiene trabajo por delante de cara a intentar solucionar un problema que los verdiblancos arrastran desde el curso pasado: la endeblez defensiva.

Ya en la primera temporada de Quique Setién, el Betis se tuvo que reforzar en el mercado de invierno con Marc Bartra, que fue clave dentro del cambio de sistema que hubo en la segunda vuelta para mejorar las prestaciones defensivas. Pero el curso pasado, pese a seguir con tres hombres atrás y dos carrileros, los problemas continuaron (52 goles en contra) y muchos rivales del Betis encontraron un filón para crear peligro a la espalda de William Carvalho, que con apenas ayuda de los dos interiores era desbordado en muchas ocasiones. Y en esta recién finalizada pretemporada, ante rivales (salvo el Oporto) de muy poca exigencia, las carencias y problemas defensivos de los de Heliópolis han sido muy evidentes. Puebla, Deportivo, Raja... todos le crearon muchas dificultades a un Betis muy endeble atrás con esa línea de cuatro por la que ha apostado Rubi y el Valladolid no fue menos.

Ante los de Pucela se vieron los mismos problemas que en los amistosos de verano, como se comprobó en el origen de la jugada que acabó en la expulsión de Joel: pérdida en el centro del campo, equipo descolocado, pase del rival entre los centrales y el portero bético saliendo un pelín tarde. A esto hay que unirle ese otro fútbol tan importante (maldad, intensidad, agresividad...) de manejar y un aspecto muy a tener en cuenta, la tendencia a atacar de Emerson y Pedraza, dos laterales más de carácter ofensivo que defensivo en una retaguardia que cualquier desajuste lo sigue pagando muy caro: disparos cómodos de Sergi Guardiola y Óscar Plano en ambos goles y facilidad para llegar al área bética de un Valladolid que acabó aprovechando el cansancio de hombres como Javi García, del que se espera que con el paso de los partidos vaya a más después de apenas tener minutos (y cuando jugaba lo hacía de central) la campaña anterior, sin descartar un refuerzo para esa zona en el tramo final del mercado de fichajes.

En el manual del fútbol está escrito que los equipos se construyen de atrás hacia delante y en el Betis los cimientos no terminan de ser sólidos. Feddal aguarda su oportunidad y Mandi será otro elemento a tener en cuenta por Rubi, quien sigue trabajando para perfilar a su equipo de cara a una temporada en la que el objetivo es pelear por volver a jugar por el Viejo Continente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios