Desde mi córner
  • Ignorando la historia, desde el Realísimo se apela al agravio para presionar al colegiado

Un Betis-Madrid con el mundo al revés

LLEGA el campeonísimo a Heliópolis exhibiendo la escarapela de líder, pero, oh sorpresa, ex aequo con el sorprendente Girona, ese emboscado filial del Manchester City que introduce el largo brazo de la Premier League en LaLiga. Un clásico más de los muchos que registra LaLiga este Real Betis Balompié-Real Madrid con hora de comienzo a la misma de cuando Alfredo di Stéfano patroneaba la poderosísima escuadra madridista.

A las cuatro y cuarto de la tarde recibe el Betis de Pellegrini al Madrid de Ancelotti, con lo que colisionan dos pesos pesados de los banquillos y en un ambiente enrarecido por la propia hagiografía madridista. Anacrónica situación con la indecente presión al árbitro de turno, en este caso el riojano Soto Grado. Tiran de agravios padecidos con dicho referee cuando mejor que estuvieran calladitos. En fin, que así es cómo respira hogaño el club del muy enfadado Florentino Pérez.

Y aguarda el Betis con la dolorosa noticia de la importante lesión de Guido, el aduanero mayor de su centro del campo. Con la ausencia del mundialista argentino se debilita considerablemente el sistema defensivo del Betis, pero también, como en el caso de Chadi Riad, podría ser que no haya mal que por bien no venga y que el Betis halle en casa algo que supla tan trascendente baja. ¿Será el momento de Altimira? Sería una solución el éxito del prometedor catalán.

Viene el Madrid sin Vinícius, con lo que el partido puede celebrarse dentro de una normalidad inexistente con el genial puntero brasileño. Incidimos en que el Madrid llega con la pretensión de confirmar el compartido liderato y de mantener a su enemigo natural a distancia, que ahora es de cuatro puntos. Y espera el Betis, por siempre y para siempre Real Betis Balompié, con la intención de que su estadio siga como hasta ahora, siendo un fortín inexpugnable. A ver qué pasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios