Contracrónica

La candela la pone el Betis

  • Los de Pellegrini compiten en una tarde fría y lluviosa para frenar a Osasuna y tomar oxígeno 

  • Borja rompe su mala racha y Miranda marca como bético

Los jugadores del Betis celebran el 2-0 bajo la lluvia helada. Los jugadores del Betis celebran el 2-0 bajo la lluvia helada.

Los jugadores del Betis celebran el 2-0 bajo la lluvia helada. / E.P.

Amaneció el día con nieve y lluvia en Pamplona, lo que provocó que el terreno de juego de El Sadar estuviera irregular por muchas zonas. Frío, mucho frío, pero fue el Betis el que puso el calor como hay que hacerlo en este tipo de encuentros: compitiendo.

Eso es lo mínimo exigible en Primera División y con las fuerzas igualadas ante los rojillos sacó el cuadro verdiblanco su calidad para llevarse tres puntos cargados de oxígeno. De una tranquilidad necesaria para saltar muchos puestos en la tabla y pasar de ver de cerca el peligro, a ver la zona europea. Y es que el conjunto de Manuel Pellegrini se puso el mono de trabajo y entró en calor ante un rival al que supo frenar en su juego directo gracias a la solidaridad y el compromiso de los futbolistas de un Betis que esta vez sí tuvo desde el banquillo una buena maduración en cuanto a los cambios a realizar, como se vio en el rendimiento de Borja Iglesias, Joaquín y Miranda.

El Panda por fin rompió su racha de 25 encuentros sin marcar, pues no lo hacía desde el pasado 19 de enero ante la Real Sociedad en el Benito Villamarín. Rabia en el punta gallego tras culminar una contra de manual bien conducida por un Nabil Fekir que al menos esta vez sí apareció en el partido algo más que en otras ocasiones y que todavía debe dar mucho más. Gol importantísimo para el gallego, que siempre ha demostrado sobrellevar esta racha con el convencimiento y la tranquilidad de salir de este profundo bache.

Desde el pasado 19 de enero ante la Real Sociedad no marcaba el delantero gallego

La entrada de Joaquín dio más calor al Betis y su acción por la banda derecha y el posterior centro a Miranda fue el sello propio del portuense, batiendo el joven lateral al meta rojillo. Beso al escudo del futbolista cedido por el Barcelona, que encontró la luz del gol tras estar viviendo demasiado tiempo a la sombra de Álex Moreno. La lectura del Ingeniero, que esta vez no tardó tanto como en otras ocasiones para hacer los cambios, sí dio el efecto deseado y el Betis acabó poniendo el fuego ante un rival que a base de pelotazos y centros laterales se chocó con el muro que fue ayer la defensa verdiblanca para volver a dejar la portería a cero.

Con el pitido final, alegría y satisfacción en los jugadores del Betis y en Pellegrini, que fue felicitando uno por uno a sus pupilos por una victoria que debe ser bien digerida durante la semana de cara al siguiente compromiso en el Benito Villamarín frente al Villarreal. Una cita importante para los de Heliópolis ante uno de los rivales más en forma del campeonato, pues una nueva victoria daría otro salto importante al Betis en ese objetivo de entrar de lleno en la lucha por Europa y alejar cualquier tipo de fantasma con la zona baja.

El choque ante los amarillos servirá para calibrar las posibilidades de un Betis que obtuvo en Pamplona la quinta victoria de la temporada. Un triunfo cargado de aire, de confianza y de cierta tranquilidad, aunque los árboles no deben tapar el bosque en el que se encuentra metido este conjunto verdiblanco dentro de un bucle de dientes de sierra. Una liga muy igualada requiere de regularidad, ésa que se antoja fundamental en el Betis para poder alcanzar la meta establecida al inicio de la temporada.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios