Betis-Valencia | Análisis El ‘nueve’ estaba en el banquillo

  • La buena puesta en escena con el cambio de sistema requería de un delantero de área para hallar remates 

  • Guedes aprovechó los espacios y la mala noche de Pau López

Sergio León saluda a Jesé en el cambio. Sergio León saluda a Jesé en el cambio.

Sergio León saluda a Jesé en el cambio. / Juan Carlos Vázquez

Ante las bajas de William Carvalho y Sergio Canales, Quique Setién optó por un cambio de sistema en el Betis-Valencia, dejando a un lado el habitual 3-4-2-1 para pasar a un 4-1-4-1, en el que Guardado hacía de pivote de cierre con Tello y Joaquín abriendo el campo como extremos. Esa variación favoreció que los verdiblancos tuvieron una buena puesta en escena, con una superioridad en la medular tanto con la pelota como sin la misma, pero al Betis le faltó generar remates claros ante la falta de profundidad en su fútbol y sin un delantero de área capaz de hallar remates.

Setién volvió a apostar por Jesé como único punta y el canario no tiene el remate como su principal virtud, sobre todo si actúa en solitario. Hasta la entrada de Loren y, sobre todo, Sergio León, los heliopolitanos no tuvieron sobre el césped a ese delantero capaz de hallar remates. En uno del palmeño llegó la acción del penalti y en otro postrero se encontró una de las últimas opciones.

La pizarra La pizarra

La pizarra / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

El Valencia acabó golpeando como ya lo consiguiera en los duelos coperos. Con menos llegadas pero aprovechando los espacios que se generaron cuando el Betis bajó el ritmo, Guedes anotó dos goles con sendos disparos lejanos en los que Pau López también pudo hacer más.

Defensa

La línea de cuatro zagueros asumió los riesgos para posicionarse muy adelantada, una característica que se consigue con Bartra, para ayudar al equipo en esa recuperación tras pérdida con la que ahogó al Valencia en el inicio. Con un jugador más en la medular, los verdiblancos tenían superioridad para presionar a Parejo, Coquelin y Carlos Soler, con lo que recuperaron con celeridad.

La entrada de Rodrigo, más especialista como segundo punta para desahogar a la media, coincidiendo con el bajón físico pasada la media hora provocó que el Valencia ya empezase a encontrar espacios para lanzar sus contragolpes. Así lo aprovechó Guedes al borde del descanso para conseguir el 0-1 y así lo haría también el cuadro ché tras el descanso hasta anotar el 0-2.

Ataque

Con el dominio del balón y dos extremos puros, el Betis llevó el control del partido y merodeó el área valencianista, aunque su producción ofensiva se limitó a una rosca de Tello (5’), un remate bloqueado a Jesé (24’) y un testarazo de Mandi (24’).

Con el 0-2, Setién introdujo a dos puntas para intentar aprovechar sus numerosos centros al área. En uno de ellos, el cabezazo de Sergio León acabó en el penalti por manos de Gabriel y el gol de LoCelso; el aluvión final, acrecentado por la expulsión de Rodrigo, apenas encontró remates claros pese a los intentos de Feddal (81’), Tello (82’), Sergio León (88’) o Lainez (89’). Casi el Betis al completo, con Bartra y Feddal como dos delanteros más, acabó en campo rival, pero ese empuje ya no movería el marcador.

Joaquín conduce ante la defensa de Gayà. Joaquín conduce ante la defensa de Gayà.

Joaquín conduce ante la defensa de Gayà. / Juan Carlos Vázquez

Virtudes

La puesta en escena, aunque con pocas llegadas de peligro. No perdió la fe pese al 0-2.

Talón de Aquiles

Escasa producción a su fútbol sin un nueve de referencia; mala defensa en el 0-2.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios