Betis Las razones de Rubi para dejar el Espanyol

  • El técnico asegura que prefería un proyecto deportivo más ambicioso

Rubi, en un entrenamiento del Espanyol. Rubi, en un entrenamiento del Espanyol.

Rubi, en un entrenamiento del Espanyol. / Alejandro García / Efe

En un comunicado enviado a la agencia Efe, Rubi ha explicado los motivos que lo han llevado a abandonar el Espanyol y apostar por el Betis, a la vez que asegura que nunca ha negociado de espaldas al club blanquiazul. El técnico se remite al proyecto deportivo de la entidad, que no era todo lo ambicioso que él deseaba.

"Pese a alguna promesa realizada en el pasado de que la temporada saliente era la última con dificultades, se me traslada que el próximo curso también será un año difícil, ya que a nivel deportivo sería complicado reforzarse para poder competir en mejores condiciones", aseguró. Y, según Rubi, una vez conseguida la clasificación para la Liga Europa desde la dirección deportiva se le comunicó que la entidad "no iba a dar un paso ambicioso hacia adelante en el proyecto deportivo", por lo que se iba a seguir con la hoja de ruta marcada inicialmente, "una decisión totalmente respetable".

Además, el técnico ha desgranado la sucesión de los acontecimientos. "Ya en el mes de mayo y, con la propiedad del Club en Barcelona, me sorprende mucho que no se mantenga alguna reunión a solas con mi persona, y sí con otros técnicos de la entidad", insiste el extécnico blanquiazul, una situación que califica como "bastante extraña".

Días después recibió la propuesta del Betis y, según explica Rubi, hizo llegar el interés al Espanyol por lo que mantuvo una conversación con la dirección general para "valorar la situación". "Posteriormente, concretamente el 27 de Mayo, me reuní durante dos horas con el Oscar Perarnau (director general) y le pedimos que era el momento que se valorase en su justa medida al cuerpo técnico, dejando claro que no queríamos entrar en ningún mercadeo entre ambas entidades", informa el técnico.

Rubi desveló que al día siguiente recibió una propuesta por parte del Espanyol para los cuatro técnicos que forman su equipo. "Consideramos que dicha propuesta es una forma elegante de decirnos que si queremos podemos marcharnos", opinó.

El entrenador asegura en su comunicado que el 29 de mayo informó a la propiedad de la entidad y a parte de la dirigencia del club (Carlos Garcíaa Pont, Roger Guasch, Óscar Perarnau y Rufete) sobre la decisión de no continuar al frente del equipo."Les explico que he perdido la confianza en ellos, no mi máximo respecto, al tener la sensación de no sentirnos apoyados de forma incondicional. Se me traslada que se hará todo lo posible para que mi salida del RCD Espanyol sea digna... y buena para las dos partes", indicó.

Rubi aseguró que se organizó una nueva reunión para lograr "una rápida y ágil desvinculación" antes las dificultades que se estaban encontrando sus representantes. En la misma participaron el vicepresidente García Pont y el director general deportivo Oscar Perarnau. "En esta reunión me reconocen que se están diciendo cosas lamentables sobre mi persona, al tiempo que tratamos de acelerar el acuerdo para mi desvinculación del Club. Les reitero mi deseo de abandonar de la mejor manera posible una institución a la que sigo considerando mi casa", afirmó.

"Pasados los días, el retraso o demora en el acuerdo final se debe al no reconocimiento por parte de los dirigentes del RCD Espanyol que el equipo va a participar en competición europea ya que eso nos da derecho a percibir unas cláusulas que tenemos en los contratos", insistió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios