real betis

Un ciclo en decadencia arraigado en Heliópolis

  • Los números siguen reflejando el fracaso del proyecto de ABA, pese a la intención de Haro y Catalán de no salir

  • La continuidad de Víctor, en el aire

Catalán y Haro, serios y pensativos en el palco, ante el Alavés. Catalán y Haro, serios y pensativos en el palco, ante el Alavés.

Catalán y Haro, serios y pensativos en el palco, ante el Alavés. / antonio pizarro

El 1-4 encajado por el Betis a manos del Alavés supuso otro duro golpe al proyecto de Ahora Betis Ahora, que hace aguas fruto de la pésima gestión deportiva que están realizando Ángel Haro y José Miguel López, como reflejan los guarismos. El empresario de Villaverde es el peor presidente de la entidad verdiblanca en el siglo XXI (con más de 25 partidos), con un 45,3% de derrotas y una media de 1,5 goles encajados (vía @LaLigaenDirecto). Un dato al que hay que sumarle otro que refleja el devenir de la entidad verdiblanca con la actual cúpula dirigente al frente: en 51 jornadas con Haro como cabeza visible, el Betis nunca estuvo del puesto nueve hacia arriba, siempre del diez hacia abajo (@BetisStats). Además, el Eibar (0-4), la campaña pasada, y los alavesistas, el pasado domingo, han conseguido su mayor goleada como visitante en Heliópolis con ABA al frente, sin olvidar que esta campaña el Real Madrid endosó al cuadro verdiblanco la mayor goleada sufrida en su historia como local (1-6). Números negativos que, sin embargo, no terminan de hacer mella en el pensamiento de la cúpula dirigente actual, pues tanto Haro como Catalán confían en revertir la situación actual de su proyecto y descartan a día de hoy dar un paso al lado motu proprio.

Nada sorprendente teniendo en cuenta las declaraciones de ambos en sus últimas comparecencias públicas. "Ahora Betis Ahora está muy fuerte, muy fuerte. En cada junta, ahora más que nunca, cualquier accionista puede presentar una candidatura. No hay 20% ni 51% que podrá votar. Nos someteremos a la opinión de los béticos y el día que éstos no quieran, no estaremos. No hemos fracasado deportivamente, sobre todo porque es un proyecto a medio plazo y hay que llegar al final de temporada para ver si estamos o no en el objetivo, ya veremos. Si no se alcanza el objetivo, se fracasa en el plano deportivo de la primera plantilla, pero tan normal, y se seguirá trabajando", dijo Haro el día en el que junto a Catalán -hombre fuerte en la gestión deportiva del club- explicó el pacto con Luis Oliver.

En una línea parecida se mostró Catalán, hace unas semanas, en los medios oficiales: "No ocultamos que hay autocrítica en el aspecto deportivo sabemos que es en lo que nos tenemos que centrar, tenemos ahí un punto débil en nuestra gestión. Para el año que viene queremos dar ese salto que no se ha conseguido dar este año".

Mientras, y después del varapalo ante el Alavés, Víctor Sánchez del Amo tiene muy complicada su continuidad, en estos momentos, de cara a la próxima temporada, por lo que el técnico madrileño, al igual que Gustavo Poyet, se convertiría en otra cabeza de turco dentro de una nefasta gestión deportiva, a pesar del anuncio por parte de Catalán y de Miguel Torrecilla, director deportivo, de la continuidad del actual inquilino del banquillo bético. "Víctor será el entrenador del Real Betis Balompié para la temporada 2017-18. Estamos a muerte con él", dijo el salmantino, siguiendo la línea del vicepresidente, en su última comparecencia ante los medios de comunicación. Incluso, Víctor habló en la rueda de prensa previa al partido ante los de Pellegrino de la planificación del próximo curso: "Hay una base de trabajo para la temporada que viene. El presupuesto habrá que dividirlo entre cinco o seis fichajes". Sin embargo, su futuro parece estar lejos de Heliópolis después de la debacle sufrida ante el pasado domingo y del descontento que la afición le sigue mostrando.

Otra figura cada vez más cuestionada es, precisamente, la de Torrecilla. La salida de Víctor supondría el segundo fiasco de la cabeza visible de la dirección deportiva en una misma temporada, tras apostar primero por Gustavo Poyet. Otros aspectos, como la inversión en Sanabria o el rendimiento de los fichajes (sólo Durmisi), también juegan en su contra. Un fracaso en la planificación por parte de un director deportivo que fue la gran apuesta de Catalán y Haro, como dijo el presidente en la presentación del salmantino: "Ya tenemos la primera pieza del proyecto, que actuará como catalizador del resto de puntos y nos permitirá dejar de mirar hacia abajo, que deje que el manque pierda se mantenga como un valor de fidelidad, pero nunca como una excusa para el conformismo. No podemos renunciar a ganar y a ganar". Los hechos y los números demuestran lo contrario. Perder y perder.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios