Real Betis

En defensa de Lopera

  • La gente cercana al mandamás declara en favor de su gestión

Oliver, ayer, llegando al juzgado. Oliver, ayer, llegando al juzgado.

Oliver, ayer, llegando al juzgado. / josé ángel garcía

El juicio que procesa la gestión de Manuel Ruiz de Lopera al frente del Betis volvió a vivir este miércoles un nuevo capítulo en la Audiencia Provincial de Sevilla -las sesiones seguirán el próximo lunes-, con las declaraciones de Javier Páez, administrador de Tegasa entre 1993 y 1996 y sobrino de Lopera; Guillermo Molina, también administrador de Tegasa; María Teresa González, administradora única de Tegasa hasta 1999; Ana María Peña, administradora de Farusa desde 1982; Luis Oliver y Ángel Martín, que en la época del empresario de El Fontanal fue vicepresidente.

Las declaraciones que más llamaron la atención fueron la de la cabeza visible de Bitton Sport, que sólo respondió a las cuestiones de su abogado, pues ni el fiscal, ni el Betis, ni PNB ni la Liga de Juristas Béticos decidieron formularle preguntas a Oliver. "El Betis era Lopera. Lo sabía toda España. Lopera y el Betis eran uno. Y en los papeles estaba. Dudar de eso era dudar de Dios. Le compramos las acciones y empezaron a llegar los autos de Instrucción 6 y nos dimos cuenta ahí de la gravedad del caso. No actué en connivencia con Lopera para evitar acciones judiciales, además de que las desconocía en ese momento", dijo el navarro. Al igual que con Oliver, ni la Fiscalía ni las acusaciones particulares le hicieron cuestiones a Páez, que sólo respondió a su defensa: "Yo era administrativo. No tomaba decisiones. Las directrices las tomaba de mi tío, que nunca ha perjudicado al Betis, siempre lo ha beneficiado". En el caso de María Teresa González, que no contestó a la pregunta de la Fiscalía sobre la creación de Encadesa, ni el Betis ni las plataformas le realizaron preguntas, por lo que sólo respondió a las de su defensa. "Yo recibía instrucciones de don Manuel. No tenía capacidad de decisión ninguna. No leía los contratos antes de firmarlos. Tengo plena confianza en Lopera. Jamás pensé que pudiera haber algo delictivo o perjudicial para el Betis. Lopera me pagaba únicamente mi nómina como empleada. Mi patrimonio no ha variado para nada", señaló.

Ana María Peña también respondió solo a su abogado. "Recibía las instrucciones del señor Lopera. No tenía capacidad de decisión ninguna. Yo sólo firmaba los contratos. No pedía explicaciones. Firmaba por la confianza total en Lopera. Siempre se ha pretendido beneficiar al Betis. Lopera me pagaba una nómina como administrativo", indicó. Mientras, Guillermo Molina sólo decidió contestar a las preguntadas realizadas por Encarnación Molino, la abogada de Lopera. "Había tal desaguisado que había que poner a Tegasa. Había que poner una sociedad parapeto o pantalla para evitar los procedimientos por la falta de pago del Betis. Tegasa asumía todos los gastos del Betis. Las sociedades de Lopera han prestado unos 200 millones euros de avales al Betis. Lopera habrá avalado personalmente en unos 90 millones más", manifestó Molina.

"Todos trabajábamos con el señor Lopera en el Betis a título gratuito. Las cuentas anuales del 92 reflejan un patrimonio neto negativo de 150 millones de pesetas después de la conversión en SAD. Había 600 y pico millones más a pagar del dinero que entraba. Don Manuel siempre había dicho que quería un modelo de gestión para evitar que el Betis no perdiera más dinero", dijo Ángel Martín.

En cambio, Hugo Galera reafirmaba su postura contraria en Radio Sevilla: "La posición es unánime. No pensamos participar en ningún arreglo de este tipo. Me someteré a lo que diga mi grupo, Béticos por el Villamarín. Mi opinión se sabe cuál es".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios