gestión sanitaria

Del dato al conocimiento

  • Las decisiones basadas en el manejo de ingentes cantidades de datos están cambiando la forma de gestionar la sanidad y de ejercer la Medicina

Comentarios 1

Procesar y entender cantidades gigantes de datos abre nuevas oportunidades a instituciones y empresas. El término 'big data' empieza a ser familiar no solo en el ámbito tecnológico y sus aplicaciones son innumerables. También los debates y eventos alrededor del tema. El pasado mes de septiembre la Escuela Andaluza de Salud Pública acogió la Jornada Ciencia de Datos y Big Data en Salud dirigida a profesionales de la gestión y el tratamiento de datos para identificar futuras líneas de trabajo en torno al manejo de datos en salud. Esta misma semana se ha celebrado el Big Data Congress en Barcelona y ha evidenciado el gran impacto que tiene el análisis masivo de datos combinado con la inteligencia artificial en la transformación de sectores como la banca, la industria o la salud. Concretamente en el ámbito sanitario, la posibilidad de obtener reflexiones objetivas y tomar decisiones basadas en el estudio a gran escala de datos individuales de cada paciente es una oportunidad de oro para la gestión sanitaria y la innovación.

Desde una perspectiva muy general, el desarrollo andaluz de la historia clínica digital, y su implantación pionera en Atención Primaria, ha ofrecido a Andalucía una posibilidad privilegiada de organizar la asistencia y mejorar la eficacia a través del análisis de datos clínicos de la población. Paralelamente, se han desarrollado iniciativas en el ámbito hospitalario que demuestran que el 'big data' en el ámbito clínico no es ciencia-ficción.

La plataforma Savana utiliza 'big data' para obtener información útil de historias clínicas

El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, manteniendo su perfil de centro puntero en el mapa andaluz, alberga varios proyectos de este ámbito y ha ayudado a recorrer ese camino. Fue pionero en la implantación de una historia clínica digital única hospitalaria, trabajando desde el año 2000 en un modelo de estación clínica que posteriormente se ha extendido a todos los hospitales andaluces, haciéndose corporativo en el sistema sanitario. "Esto ha permitido disponer de una gran cantidad de información clínica en formato digital, en algunos casos con hasta 18 años de evolución, que puede ser explotada con las estrategias de big data e información masiva, haciendo posible realizar investigación clínica en beneficio de los pacientes y la población general", explica Nieves Romero, gerente del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

Así, la directora gerente explica que "entre los proyectos más importantes que vamos a llevar a cabo se encuentra trabajar por primera vez en Andalucía con la plataforma Savana, que utiliza técnicas de Big Data para extraer información de las historias clínicas, buscándola en el texto libre que escriben los facultativos". Esta tecnología va a permitir encontrar, por ejemplo, grupos de pacientes que respondan mejor a un determinado tratamiento para averiguar la causa y poder, después, personalizar el tratamiento al resto de pacientes. Los trabajos con esta empresa comenzaron el pasado verano y el próximo lunes tendrá lugar la formación de los profesionales que van a trabajar con la plataforma en la primera fase.

Siguiendo esta línea, Romero cita un acuerdo firmado con Everis, empresa del grupo de la tecnológica japonesa multinacional NTT, para poner en marcha otro proyecto con tecnología Big Data enfocado especialmente a pacientes con insuficiencia cardíaca. Con esta tecnología se están desarrollando, además, dentro del proyecto SmartICU, algoritmos predictivos de pacientes en UCI que están permitiendo a los profesionales adelantarse a determinadas circunstancias críticas y evitarlas y se están desarrollando nuevos algoritmos de actuación.

Por otro lado, el Hospital acoge el Grupo de Innovación Tecnológica (GIT), que recibe financiación, entre otros, del Instituto de Salud Carlos III a través de la plataforma Itemas, en la que participa el Hospital. El grupo ha trabajado en codificación automática de la información clínica, técnicas avanzadas de explotación de datos y especialmente en el procesamiento del lenguaje natural, que incluye técnicas imprescindibles para desarrollar el Big Data y la Inteligencia Artificial, y en el desarrollo de herramientas de ayuda a la toma de decisiones clínicas.

En 2019 arrancarán tres proyectos: uno sobre codificación automática de diagnósticos y procedimientos basada en procesamiento del lenguaje natural, otro sobre asistencia integrada y gestión de la adherencia al tratamiento de pacientes crónicos complejos y, el último, dedicado al desarrollo de infraestructuras para compartir y reutilizar datos de alta calidad en labores de investigación.

Todos estos proyectos permiten recopilar y analizar los datos del modo más 'inteligente' que la tecnología permite. Su aplicación y puesta en práctica deberá generar el conocimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios