Los cinco tipos de cáncer que más están aumentando entre los jóvenes, ¿Qué factores están influyendo?

En la última década, los cambios en el estilo de vida, la exposición solar o la exposición a productos químicos y ambientales, está aumentando la prevalencia del cáncer en jóvenes

6.000 euros al mes por un fármaco: el drama de las personas con un tipo de cáncer de colon metastásico

Cáncer en jaque: Una nueva píldora consigue atacar todos los tumores sólidos de forma selectiva sin dañar las células sanas

Los cinco tipos de cáncer que más están aumentando entre los jóvenes, ¿Qué factores están influyendo?
Los cinco tipos de cáncer que más están aumentando entre los jóvenes, ¿Qué factores están influyendo?
N.F

18 de agosto 2023 - 17:41

El cáncer es una enfermedad devastadora que afecta a personas de todas las edades, pero en las últimas décadas ha habido un aumento en la incidencia de ciertos tipos de cáncer entre la población joven. Aunque el cáncer a menudo se asocia con personas mayores, es importante reconocer que los jóvenes también pueden ser vulnerables. Varios tipos de cáncer están en aumento entre los jóvenes, y diversos factores están contribuyendo a esta tendencia alarmante. Según las estadísticas y los expertos consultados, existen tipos específicos que están aumentando a nivel mundial en los últimos años entre los 15 y los 39 años de edad.

1. Cáncer de tiroides:

El cáncer de tiroides es uno de los tipos de cáncer que ha experimentado un aumento notable en su incidencia entre los jóvenes. Se cree que la exposición a radiación en edades tempranas, como la recibida durante tratamientos médicos o pruebas radiológicas, podría estar contribuyendo a este aumento. En el caso del cáncer de tiroides, esta situación se deriva del incremento en la supervisión de la glándula tiroidea y la implementación de nuevos métodos diagnósticos, como la ecografía del área del cuello. Además, los cambios en la dieta y la exposición a sustancias químicas en el ambiente también podrían tener un impacto en la aparición de este tipo de cáncer.

Las tasas de cáncer de tiroides son tres veces más altas en mujeres que en hombres, pero las tasas de mortalidad son comparables entre ambos sexos. Esto implica que los hombres enfrentan un pronóstico menos favorable que las mujeres tras el diagnóstico de cáncer de tiroides, donde el pronóstico hace referencia a la probabilidad de recuperación. Durante el año 2020, aproximadamente 43.646 individuos a nivel global perdieron la vida debido a esta enfermedad tiroidea.

2. Cáncer de colon y recto:

Aunque tradicionalmente se ha considerado una enfermedad que afecta a personas mayores, el cáncer de colon y recto está aumentando en frecuencia entre los jóvenes. En este sentido, de acuerdo con las investigaciones más recientes, aunque el cáncer de colon es más común en la población mayor, especialmente en aquellos que tienen entre 70 y 71 años, se está observando un crecimiento progresivo en el número de casos en el rango de edad entre 20 y 49 años.

Este tipo de cáncer es también responsable de un alto número de fallecimientos en nuestro país, según lo reportado por el Instituto Nacional de Estadística. Se posiciona como el segundo tipo de tumor con más víctimas mortales. La dieta occidental, rica en grasas y baja en fibras, así como el sedentarismo, podrían estar contribuyendo a este aumento. Además, la predisposición genética y la historia familiar de cáncer colorrectal también juegan un papel importante.

3. Cáncer de hígado:

El cáncer de hígado es otro tipo de cáncer que ha experimentado un incremento en su incidencia entre los jóvenes. Expertos alertan de que el aumento del consumo de alcohol entre jóvenes o las bebidas energéticas puede ser una de las causas que han disparado el cáncer de hígado. Factores como la obesidad y la exposición a ciertos virus (como el virus de la hepatitis B y C) pueden aumentar el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer.

4. Cáncer de piel melanoma:

Aunque la demografía con la mayor tasa de casos es la de individuos mayores de 55 años, que representa más del cincuenta por ciento del total, ha habido un incremento significativo en años recientes entre grupos más jóvenes. El melanoma, el tipo más agresivo de cáncer de piel, continúa siendo más prevalente en personas mayores, pero se ha notado un aumento en rangos de edad más tempranos. Entre los 20 y los 40 años, se ha convertido en la segunda causa principal de muerte, tras los accidentes de tráfico.

La principal condición de riesgo para la aparición de un melanoma, independientemente de la edad, es la exposición al sol y la utilización de dispositivos de bronceado artificial. Es probable que este aumento en la frecuencia entre personas más jóvenes sea consecuencia del incremento en las exposiciones solares, especialmente las que son intermitentes y carecen de las precauciones de protección adecuadas.

5. Cáncer de mama:

A nivel global, ha habido un incremento en los casos de cáncer de mama en los últimos años. De acuerdo con los datos más recientes del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) correspondientes al 2021, este tipo de cáncer ha ocupado el primer lugar como el más diagnosticado en todo el mundo, superando por primera vez al cáncer de pulmón. En cuanto a la edad como factor de riesgo crucial, históricamente, este tipo de cáncer se ha asociado predominantemente a mujeres mayores. Sin embargo, los informes actuales señalan un aumento creciente en la incidencia de este cáncer en mujeres jóvenes, incluso en aquellas que están por debajo de los 40 años.

Un informe difundido en agosto por la Clínica Mayo de Estados Unidos llegó a la conclusión de que las chicas adolescentes y jóvenes constituyen menos del 2% de las pacientes diagnosticadas con cáncer de mama. No obstante, a menudo se les detectan casos de cáncer en etapas avanzadas, caracterizados por una biología tumoral más agresiva, que incluye variedades como el triple negativo y el HER2 positivo.

La exposición a disruptores endocrinos en el ambiente, como ciertos productos químicos presentes en plásticos y productos de cuidado personal, podría estar influyendo en esta tendencia. Además, los cambios en los hábitos reproductivos y en la edad de la maternidad, las fluctuaciones hormonales o los nuevos métodos anticonceptivos, podrían estar relacionados con el aumento en el riesgo de desarrollar cáncer de mama en edades más tempranas.

Los factores más presentes

El exposoma, el conjunto de elementos a los cuales una persona está expuesta a lo largo de su vida y que impactan en su salud, especialmente durante los primeros años, como la dieta, el modo de vida, el peso, las interacciones con el entorno y el microbioma personal, ha experimentado cambios significativos en las últimas décadas, lo que ha influido en el crecimiento en el número de diagnósticos. Así, los factores que más contribuyen en este ascenso son:

  • Cambios en los estilos de vida

Como una dieta poco saludable, la falta de actividad física, el alcohol o el tabaquismo cada vez más temprano o la exposición a sustancias químicas en el ambiente.

  • La predisposición genética:

Algunas personas heredan mutaciones genéticas que aumentan su susceptibilidad al cáncer. Estas mutaciones no garantizan el desarrollo del cáncer, pero incrementan el riesgo. Por ejemplo, las mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2 están asociadas con un mayor riesgo de cáncer de mama y ovario. Asimismo, algunas células tienen dificultades para mantener la integridad de su ADN. Esto puede aumentar el riesgo de acumular más mutaciones que finalmente llevan al cáncer.

Por otro lado, algunas mutaciones genéticas pueden hacer que las células cancerosas sean resistentes a tratamientos como la quimioterapia o la radioterapia

  • Falta de conciencia

La falta de conciencia incrementa la probabilidad de desarrollar cáncer. La falta de información y comprensión sobre los factores de riesgo, los comportamientos saludables y la detección temprana puede llevar a una exposición inadvertida a elementos que favorecen el desarrollo de la enfermedad. La falta de educación sobre los efectos nocivos de ciertos hábitos, como el tabaquismo, la exposición solar sin protección o una dieta poco saludable, puede aumentar las posibilidades de cáncer.

La conciencia también es crucial para la detección temprana. Muchos tipos de cáncer son más tratables en sus etapas iniciales. La falta de conocimiento sobre la importancia de los chequeos regulares y la demora en buscar atención médica pueden llevar a diagnósticos en etapas avanzadas, lo que disminuye las opciones de tratamiento y las tasas de supervivencia.

stats