Esmegma, cómo evitar esta desagradable secreción genital

Salud sexual

Si no se trata mediante una buena rutina, puede dar lugar a infecciones y problemas mayores

Los motivos por lo que estamos más receptivos sexualmente en primavera

Causas que pueden impedir llegar al orgasmo

Esmegma, cómo evitar esta desagradable secreción genital
Esmegma, cómo evitar esta desagradable secreción genital
N.F

04 de junio 2022 - 10:30

Tener una vida sexual satisfactoria, activa y saludable va más allá de experimentar la idea de placer inmediato al que está ligado. Cuidar de nuestra higiene y nuestra salud íntima es imprescindible para evitar infecciones y disfrutar de la plenitud de los encuentros sexuales. También lo es para la salud en general. En este sentido, prestar atención a los fluidos es importante para no generar un problema mayor. Y es que muestro cuerpo segrega una enorme cantidad de fluidos, y tus genitales no son diferentes. Las glándulas sebáceas de la piel segregan grasa que ayuda a mantener la piel protegida, hidratada y suave. Pero una vez se acumulan, o no se eliminan de manera correcta en el tiempo, aparecen secreciones como el esmegma.

Esta secreción natural del cuerpo humano, tiene su función como lubricante del pene o la vagina, aunque es mucho más frecuente en los hombres. Si se acumula, atrapa las células muertas de la piel y cualquier otra cosa que haya alrededor y crea una pasta espesa, blanca, y maloliente, alrededor del prepucio del pene que alberga bacterias. En el caso de las mujeres, puede aparecer en la vulva y alrededor del clítoris (menos frecuente).

Según la Academia Europea de Dermatología y Venereología, el esmegma, en el caso de los hombres, está compuesto de células muertas de la piel, secreciones de la próstata, células blancas de la sangre y hormonas sexuales que se acumulan debajo del prepucio originando bolitas blancas entre el glande y el prepucio. Si no se trata, puede provocar irritación en el pene y la inflamación del glande o del prepucio, o de los dos a la vez, y también puede dar lugar a infecciones. Te contamos como ponerle solución.

UNA BUENA HIGIENE

Empezaremos advirtiendo de que si el problema que provoca el esmegma es por motivos ajenos a la higiene, como la fimosis, lo mejor es acudir a un especialista que te recomiende un tratamiento antibiótico adecuado. Además, también deberás seguir una rutina de higiene estricta basada en estos pasos:

  • Limpiar a fondo los genitales

Empieza a lavar tus partes íntimas en períodos más cortos de tiempo, tratando de evitar jabones corporales pueden irritar la sensible piel del pene. Conviene que los hombres propensos a desarrollarlo sigan este ritual higiénico como medida preventiva para evitar su aparición en el futuro. Esto eliminará el exceso de glándulas muertas que le dan origen.

  • Prestar atención al prepucio

Retira suavemente el prepucio para dejar al descubierto toda la cabeza del pene, y utiliza los dedos para limpiar todos los rincones. Asegúrate de limpiar suavemente cada espacio entre el prepucio y la cabeza del pene para que no quede esmegma. Elimina la humedad, esto puede favorecer a las sustancias sebáceas y dificultar su eliminación.

  • Más duchas durante el verano

Sobre todo en verano, cuando se suda mucho, o si se tiene mucho sobrepeso, el baño regular puede prevenir muchas afecciones relacionadas con la piel, incluido el esmegma. Por ello, durante estos meses, este procedimiento higiénico resulta esencial para cuidarlo y también para prevenirlo. Asegúrate de limpiar bien tus genitales unas tres veces a la semana, y dales un lavado y aclarado superficial en cada uno de tus otros baños.

  • Toallitas limpiadores para portar

Estos productos están específicamente formulados para su uso en pieles sensibles, como las de la vagina y el pene. Por ello, además de usarlas tras mantener relaciones, sus componentes te permiten usarlas en el día a día gracias a su PH equilibrado para mantener la piel fresca. Te ayudarán a limpiar y evitar la acumulación de bacterias.

  • Uso de cremas

Uno de los efectos secundarios del esmegma es que, como consecuencia del exceso de jabón que se tiene que utilizar para limpiar la acumulación del mismo, puede aparecer sequedad en la piel del pene, del glande y del prepucio, puesto que su uso incide sobre el pH de la piel.

Algunas cremas pueden ayudarte a rehidratar la zona. Algunas de ellas actúan directamente en las glándulas que segregan el esmegma equilibrando la producción de esta sustancia, mientras otras hidratan la región del glande para evitar que se mezcle con células muertas de la piel. Las cremas ricas en vitamina E, A, B3 y C , son las más recomendables.

stats