obituario

Fallece el histórico capataz Jesús Basterra

  • Estaba aquejado de un cáncer.

  • Actualmente era consejero de Glorias.

Jesús Basterra Jesús Basterra

Jesús Basterra / M.G.

Un caballero, un señor y un maestro de capataces. Así describen a Jesús Basterra Ayesa las personas que le conocieron. Basterra, casado y con cinco hijos, falleció ayer en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla como consecuencia de un cáncer que se lo llevó en tan sólo unos meses.

Basterra, de 70 años de edad, fue discípulo de Salvador Dorado El Penitente. En su época dorada comandó los pasos de palio de la Virgen de la Angustia, de la Hermandad de los Estudiantes, la Virgen del Refugio, de la Hermandad de San Bernardo, y la Esperanza de Triana. Eran los años 90. Antonio Piñero, ex hermano mayor de los Estudiantes y vicepresidente del Consejo de Cofradías, fue a las órdenes de Basterra en la Virgen de los Estudiantes: "Era una persona genial. Muy buena persona. Los hermanos de los Estudiantes lo hemos recordado hoy mucho. Me ha venido a la cabeza ese genio que tenía mandando y la voz grave y alta". Basterra fue hermano mayor de Madre de Dios del Rosario, patrona de capataces y costaleros, en dos periodos, de 1995 a 2000 y de 2011 a 2014. Actualmente, ostentaba el cargo de consejero de Glorias en el Consejo de Hermandades presidido por Joaquín Sainz de la Maza. Precisamente, su última aparición pública fue el pasado lunes durante el Vía Crucis Penitencial que presidió el Cautivo de Torreblanca. "Hizo un esfuerzo enorme por venir. Yo creo que disfrutó mucho de esta etapa en el Consejo, donde se volcó e hizo un gran trabajo", sostuvo Piñero. El capataz del Cristo de las Tres Caídas, Francisco Ceballos, también se mostró consternado por la muerte de Basterra: "Era muy cariñoso y elegante siempre. Una gran persona. Parte de la gran transformación de las cuadrillas de la Esperanza de Triana se la debemos a él".

Durante todo el día, numerosas personas y hermandades mostraron sus condolencias por el fallecimiento de Basterra en las redes sociales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios