El Palquillo

La subida del Gran Poder al paso, preludio de la noche más mágica

  • El Señor está ya en su paso, un indicio inequívoco de la cercanía de la Madrugada más esperada por los sevillanos

La subida del Señor del Gran Poder a su paso La subida del Señor del Gran Poder a su paso

La subida del Señor del Gran Poder a su paso / Antonio Pizarro

El Señor del Gran Poder ya está en su paso, un indicio de la cercanía de la noche más mágica, de la Madrugada más esperada, la del Viernes Santo. La subida del Señor al paso tuvo lugar este Martes Santo, pasadas las diez y media, en un momento íntimo y de recogimiento que presenciaron unas cien personas en el interior de la Basílica.

Algunas de ellas aguardaban fuera, en la plaza de San Lorenzo, a que abrieran las puertas. No había demasiado público esperando, quizás porque buena parte de la ciudadanía desconoce que la hermandad permite el acceso hasta completar el aforo.

La cuadrilla de costaleros trasladó el paso desde la casa de hermandad, ubicada en la cercana calle Hernán Cortés, a la espalda de San Lorenzo. Una vez dentro, los costaleros colocaron el paso a pocos metros del camarín.

Desde allí, un grupo de hermanos acompañó al Señor en la subida al paso. Con la ayuda de una pasarela de madera, los hermanos colocaron a Jesús del Gran Poder en el centro de las andas que le hiciera Francisco Antonio Gijón, las más antiguas de la Semana Santa.

Lo hicieron con sumo cuidado, con cariño, con movimientos suaves, con el mimo adecuado. Una vez en el paso, los costaleros hicieron el retranqueo, la chicotá con la que las hermandades se aseguran de que todo está bien fijado. La próxima será a la una del Viernes Santo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios