El Palquillo

"Tenemos que conseguir que las hermandades den santos"

  • El oscense Francisco José Blanc es el párroco de Santa Catalina y San Roman

Francisco José Blanc ante el altar de la iglesia de San Román Francisco José Blanc ante el altar de la iglesia de San Román

Francisco José Blanc ante el altar de la iglesia de San Román / M. G.

Francisco José Blanc es el invitado especial al boletín semestral de la Hermandad de la Mortaja, la cual pertenece a la parroquia que él dirige. Este párroco, nacido en la localidad oscense de Monzón, llegó a esta céntrica parroquia hace poco más de dos años. Y ha vivido en ella continuos e importantes cambios, puesto que algunos templos que pertenecen a ella han sufrido o sufren reformas. Santa Catalina y Los Terceros son ejemplos de ellos.

Blanc, que ha sido párroco en Montequinto durante décadas, hace balance "positivo" de estos dos años en el boletín de la Mortaja. Aún así, reconoce que "las hermandades y la Iglesia no han sentido respetadas suficientemente en esta parroquia", refiriéndose a algunas "incidencias" provocadas por los diferentes "caracteres de las personas". No obstante, presume de ser "amigo" de todos los hermanos mayores de las hermandades que pertenecen a la parroquia, de las cuales es ya hermano. Y pone un reto: "tenemos que conseguir que las hermandades den santos".

El 'museo' de San Román

"La parroquia necesita de las hermandades para ser parroquia y las hermandades necesitan de la parroquia para ser hermandades". Con esa afirmación pone de manifiesto la intención que tiene de que Iglesia y corporaciones vayan de la mano. Algo que ha sido inevitable por el overbooking que ha existido por las obras en algunos templos. "Esto era uno de los mejores museos de arte sevillano", afirma acordándose de la iglesia de San Román.

De dos a cuatro misas diarias

Por último, Blanc avisa del crecimiento que está teniendo la parroquia a través de las misas que tiene. "Antes teníamos dos misas diarias y ahora tenemos cuatro", explica el párroco, que pide a Monseñor Asenjo "un compañero" porque está solo atendiendo a los muchos compromisos que generan las varias hermandades de la que es párroco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios