Patrimonio
  • Ha sido encontrada en Galicia y está labrada con casi tres kilos de plata de ley

  • Formará parte de la exposición 'Jubilar Rocío' que se inaugurará el jueves en Sevilla

Una guitarra de Cayetano González

las escenas relacionadas con los toros que contiene la guitarra labrada por Cayetano González. las escenas relacionadas con los toros que contiene la guitarra labrada por Cayetano González.

las escenas relacionadas con los toros que contiene la guitarra labrada por Cayetano González.

Juan Carlos Vázquez

Nadie sabía de su existencia. Hasta hace pocos meses. Fue este verano cuando Jacobo Linde, periodista y anticuario, recibió la llamada de un conocido gallego y compañero de profesión. Acababa de tener constancia de que una guitarra, labrada en plata de ley por Cayetano González en 1957, se encontraba en aquellas tierras. Varias semanas después, la singular pieza ha acabado en la colección de este joven y formará parte de la exposición Jubilar Rocío, que se inaugurará el próximo jueves en Sevilla. 

Pocos pueden imaginar que tras la funda negra que la cobija se encuentra una guitarra que fue encargada por la antigua Casa Ruiz -cuyo local se encuentra en la calle O'Donnell- al que, sin duda, es el orfebre más importante del siglo XX en Sevilla. "Era algo habitual que las joyerías de entonces encomendaran trabajos a orfebres", precisa Jacobo Linde. 

El encargo vino por parte de un gallego (propietario de un pazo a las afueras de Santiago de Compostela) que iba a contraer matrimonio con una sevillana. El regalo de boda sería ése: una guitarra en plata de ley (contiene 2,7 kilos del material argénteo) cuyo labrado incluye escenas propias de tres fiestas relacionadas con la capital andaluza: los toros, la Feria de Abril y la romería del Rocío. Su decoración la conforman, de igual modo, hojas de acanto y una diversidad de flores, también vinculadas con las tradiciones que se representan: claveles, cardos y margaritas. 

Una de las escenas que representan la romería del Rocío. Una de las escenas que representan la romería del Rocío.

Una de las escenas que representan la romería del Rocío. / Juan Carlos Vázquez

Un auténtico alarde de orfebrería del que da testimonio el propio Cayetano González en los documentos que acompañan a la obra y que aún se conservan. En uno de ellos (con un color amarillento por el paso del tiempo y a punto de desquebrajarse) el artista asegura que "nunca labré nada parecido ni en lo que suceda haré otro igual". 

Jacobo Linde y Verónica Pérez muestran la guitarra de plata de Cayetano González. Jacobo Linde y Verónica Pérez muestran la guitarra de plata de Cayetano González.

Jacobo Linde y Verónica Pérez muestran la guitarra de plata de Cayetano González. / Juan Carlos Vázquez

Lo más curioso de este peculiar instrumento musical es que estaba pensado para su principal función: ser tocado. De hecho, según relata el anticuario, se utilizó en la boda de su primer propietario, en 1957, y desde entonces la guitarra argéntea ha permanecido guardada en una vitrina. Sólo salió del pazo para ser expuesta en Almoneda, una exposición madrileña de antigüedades. Su dueño se trasladó a La Coruña y, pasados los años, decidió desprenderse de ella. En ese momento un amigo de Linde le advirtió de la existencia de la pieza (por la que también se interesaron anticuarios franceses), que ha acabado formando parte de la importante colección que atesora este joven, de 31 años, titulado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Málaga y en Periodismo por la Hispalense. 

Los documentos que certifican la realización de la pieza por Cayetano González. Los documentos que certifican la realización de la pieza por Cayetano González.

Los documentos que certifican la realización de la pieza por Cayetano González. / Juan Carlos Vázquez

Tras ejercer durante varios años ambas profesiones, Jacobo Linde optó por meterse de lleno en el mundo de las antigüedades, hasta el punto de que hoy día es uno de los anticuarios con mayores ventas y más reconocido prestigio en Sevilla, como puede comprobarse en el elevado número de piezas que le han adquirido particulares y hermandades de esta ciudad y de la provincia. Próximamente, para atender tal demanda, abrirá un local en la calle Santa Ángela de la Cruz. Le asesora en todo momento su novia, Verónica Pérez, historiadora del arte. 

Su anterior profesión le permitió trabajar con Antonio María Lebrero, comisario de la exposición Jubilar Rocío, que se inaugurará el próximo jueves y quien, tras ver la pieza argéntea, no tuvo dudas de que debía formar parte de esta muestra histórica. Y pese a su excepcionalidad, como apunta el anticuario, no es la única guitarra de plata que ha existido, pues aún perdura en la memoria aquella foto de El Pali y su madre en la que muestra también una pieza similar. Una obra de arte que se contemplará en la Fundación Cajasol, una de las sedes de esta exposición histórica.