Patrimonio

Apartamentos turísticos en otro edificio de Aníbal González

  • El edificio de oficinas de Rafael González Abreu contará con 14 habitaciones repartidas en tres plantas

  • El proyecto contempla la redistribución del interior y la eliminación de la entreplanta

Fachada del edificio regionalista enclavado en el número 3 de la calle Rafael González Abreu. Fachada del edificio regionalista enclavado en el número 3 de la calle Rafael González Abreu.

Fachada del edificio regionalista enclavado en el número 3 de la calle Rafael González Abreu. / Belén Vargas

A los apartamentos turísticos que se están construyendo desde hace unos meses en el edificio del antiguo Hotel Biarritz (antes San Sebastián), hay que sumar ahora el proyecto para la casa de viviendas que fue levantada para el Marqués de Monteflorido. Ambos inmuebles céntricos tienen en común la participación del arquitecto Aníbal González en su edificación hace casi un siglo.

Casa de viviendas, pensión, residencia familiar y edificio de oficinas. Estos han sido los distintos usos que ha tenido hasta la fecha la finca enclavada en el número 3 de la calle Rafael González Abreu. “Aníbal se preocupó siempre más por los detalles de efecto estético y ornamental que por los constructivos y técnicos”, reza en el libro Arquitectura del regionalismo en Sevilla. 1900-1935 realizado por Alberto Villar Novellán. El proyecto ya cuenta con el visto bueno de la Gerencia de Urbanismo, que ha concedido una licencia de obras de redistribución interior y la eliminación de la entreplanta para adecuar su uso al hotelero. El cliente objetivo son parejas con alto poder adquisitivo.

Los apartamentos turísticos contarán con 14 habitaciones tras pasar varios reformados por las caracolas de la Isla de la Cartuja. Uno de los motivos fue la protección de la escalera, que la normativa fija en que debe tener cinco centímetros más de los 105 con los que cuenta. El inmueble que se encuentra a escasos metros de la Plaza de la Magdalena cuenta con una superficie construida de 1.407 metros cuadrados. En la planta baja irán cuatro apartamentos. Dos de ellos tendrán un patio exterior con césped artificial y una pila para que los clientes se refresquen. En las plantas primera y segunda se contemplan cinco habitaciones en cada una. La terraza quedará sin uso, aunque ya existe un proyecto con piscina.

El inmueble será reformado por Construcciones Aguado S. A. (empresa propietaria de la finca) tras obtener la aprobación en un informe técnico del servicio de licencias e inspección urbanística del 3 de octubre de 2018; en un informe de la Comisión Local de Patrimonio Histórico de Sevilla del 30 de octubre de 2018; y en un informe de la Delegación Provincial de Turismo de 18 de octubre de 2018. El edificio cuenta con un nivel de protección en grado 1. Los elementos a proteger son la fachada, la primera crujía, la escalera y el tipo de cubierta. La última reforma fue realizada hace 25 años.

Las obras arrancarán en enero y tienen un plazo de ejecución estimado de seis meses. La fachada de color rojo veneciano quedará intacta. Los trabajos serán en el interior, donde cambiará la distribución salvo las zonas protegidas. El zanguán contará con unos frisos italianos y unas lámparas que fueron recuperadas del antiguo Hotel Cristina, que fue comprado por la empresa para convertirlo en viviendas. Las zonas comunes de los apartamentos turísticos serán adornadas con reproducciones de los elementos decorativos de la fachada regionalista realizada por Aníbal González en 1925.

El negocio abrirá antes del verano tras unas obras que arrancan a principios de año

Más avanzadas se encuentran las obras de apartamentos turísticos en el edificio del antiguo Hotel Biarritz (antes San Sebastián), que tendrán un total de 34 habitaciones. El inmueble fue construido por el arquitecto sevillano entre 1918 y 1920. Su estado de conservación es bastante bueno, ya que ha estado abierto hasta hace sólo un año y medio, y rehabilitado íntegramente y adaptado para oficinas hace 22 años tras haber permanecido cerrado durante un largo periodo de tiempo. Cuenta con tres locales comerciales en la parte baja; planta primera, segunda, tercera y un amplio ático con piscina.

El proyecto no contempla ninguna intervención en los locales de la planta baja. La idea de Aquitania Home Suites es que los apartamentos abran sus puertas antes de la primavera del año que viene tras realizar una inversión que supera los 1,1 millones de euros. Ese dinero irá para reforma, acondicionamiento y decoración. Tendrán una ubicación privilegiada al estar junto a la Plaza de la Campana. A escasos metros se encuentran las calles más comerciales de la ciudad (Tetuán, Sierpes y O´Donnell). El cliente objetivo también son parejas con alto poder adquisitivo. El nivel de protección patrimonial con el que cuenta el edificio regionalista obliga a respetar en su totalidad de las fachadas que dan a las calles Martín Villa y Vargas Campos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios