Sevilla

La Audiencia de Sevilla triplica la indemnización a un guardia civil herido

  • El agente, representado por los servicios jurídicos de AUGC, percibirá finalmente casi 18.000 euros

  • Fue golpeado durante la detención de un ladrón de naranjas y sufre secuelas que le incapacitan para el trabajo operativo

Tres guardias civiles, en una ronda por una finca. Tres guardias civiles, en una ronda por una finca.

Tres guardias civiles, en una ronda por una finca. / Javier Albiñana

La Audiencia de Sevilla ha triplicado la indemnización que un juzgado de lo Penal de la capital andaluza fijó para un guardia civil que resultó herido durante una intervención en acto de servicio. El agente percibirá ahora casi 18.000 euros, cuando inicialmente sólo iba a recibir 6.800 euros. Así lo ha resuelto la Sección Séptima, en una sentencia en la que estima un recurso presentado por los servicios jurídicos de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC).

El agente resultó herido durante la detención del sospechoso de un robo de naranjas en una finca de Utrera, sobre las once y media de la noche del 18 de enero de 2010. La patrulla de la Guardia Civil había acudido al aviso del dueño de la finca y había visto y fotografiado una furgoneta del que podría ser el autor del robo de los cítricos. Los agentes fueron a dar una ronda, momento que aprovechó el sospechoso para darse a la fuga.

Los guardias conocían el domicilio de éste y lo esperaron en su casa, a la que regresó con la furgoneta, aunque ya sin las naranjas, que había dejado guardadas en otra parcela. Allí, uno de los agentes le mostró la fotografía que habían hecho de su vehículo en el lugar del robo, lo que hizo al sospechoso reaccionar de manera violenta. Fueron necesarios hasta cuatro guardias civiles para reducirlo. En el transcurso de la detención, golpeó a uno de los funcionarios, al que causó una rotura muscula en el pectoral mayor izquierdo, una lesión que tardó 80 días en curar.

Como consecuencia de esta agresión, el agente sufre unas secuelas que le impiden desempeñar un trabajo que le obligue a conducir durante largos periodos de tiempo, utilizar el brazo izquierdo para actividades físicas y cargar peso. Por ello tiene una discapacidad del 9% y ya no realiza tareas operativas sino burocráticas.

Un juzgado de lo Penal de Sevilla fijó para el guardia herido una indemnización de 6.800 euros, cantidad que fue recurrida por el letrado de la AUGC, José Luis Ganfornina. La representación jurídica del agente alegó que la sentencia no explicaba la manera de fijar la indemnización y pedía que se tuviera en cuenta el baremo que se aplica para los accidentes de circulación.

La Audiencia indica que, aunque no hay por qué aplicar este baremo, sí que ha quedado acreditado que las lesiones y la incapacidad que sufre el guardia fueron consecuencia de aquella intervención. El tibunal médico militar le reconoció una limitación para el servicio. Por tanto, la Sección Séptima incrementa la indemnización que éste ha de percibir hasta los 17.576,76 euros, lo que supone casi tres veces más que la primera cantidad que iba a cobrar.

AUGC Sevilla destacó este martes en una nota de prensa "este tipo de servicios que presta la asociación a sus afiliados, que no sólo contribuyen a la defensa de los derechos de los guardias civiles, sino que, como en este caso y en otros muchos, reclaman las cantidades que consideran justas de acuerdo con las lesiones causadas a los guardias en acto de servicio".

"No solo en este tipo de cuestiones, sino en todo tipo de reclamaciones relacionadas con la vida profesional de los guardias civiles, la defensa de los guardias civiles de AUGC está garantizada", recuerda esta entidad, decana de las asociaciones profesionales y mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. 

.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios