Sevilla

Aulas abiertas para la Lomce

  • La reforma abarca toda la Primaria y se adentra en los institutos. El francés como asignatura obligatoria no se ha incluido en la planificación del nuevo curso.

La Lomce es ya una realidad palpable. La polémica ley educativa entrará de lleno en los colegios a partir del próximo jueves, cuando los menores de entre 3 y 12 años inauguren el curso académico. Si en el anterior se desarrolló un periodo de transición, en éste la norma estatal se aplicará en todos los cursos de Primaria tras el decreto de la Junta que intenta paliar los "efectos" de una ley a la que siempre se ha opuesto por ir contra el "ideal" andaluz de una escuela "inclusiva, equitativa y de calidad". Como novedad en las asignaturas aparecen Cultura Digital en sexto y una segunda lengua extranjera que la Junta no desarrollará hasta que todos los centros cuenten con personal suficiente para impartirla, lo que ha suscitado críticas sindicales y de la oposición.

A partir de este curso los niños andaluces tendrán más conocimiento digital y aprenderán otro idioma extranjero, además del inglés. Éstos son, a grueso modo, los titulares de un curso que viene marcado por la entrada en vigor de la Lomce en todos los ciclos de Primaria, la primera etapa educativa obligatoria. La denominada Ley Wert -en referencia al anterior ministro de Educación que la impulsó- ya se puso en marcha en septiembre de 2014, pero entonces la Junta aún no tenía redactado el decreto que desarrolla sus competencias autonómicas en dicha reforma. Luciano Alonso, ex consejero de Educación, quería que la normativa regional fuera fruto del consenso de la comunidad educativa y que sirviera de escudo ante los "nocivos" efectos que la Lomce tendría en la enseñanza pública.

Por tal motivo, la Administración andaluza optó por establecer un curso de "transición" en los colegios semejante al que se aplicará los próximos meses en los institutos, donde la Lomce llega por primera vez. A nadie escapa que dicha dilación responde a un intento de la Junta por demorar lo más posible el desarrollo de una ley con la que siempre se ha mostrado disconforme y que se ha convertido en uno de los más importantes frentes políticos del Gobierno de Rajoy. En caso de que en las próximas elecciones generales -previstas para finales de este trimestre- se produzca un cambio de signo político, la Lomce tendría los días contados, por lo que su aplicación plena sólo habría durado en los colegios andaluces un curso, mientras que en los institutos apenas se habría desarrollado.

Polémicas aparte, lo cierto es que el recorrido curricular de los niños andaluces se verá modificado este curso con la introducción de nuevas asignaturas. El principal cambio en este sentido viene de la mano de una segunda lengua extranjera. A finales de 2014 la Junta anunció que el francés sería el idioma elegido para que los niños aprendieran de forma obligatoria otra lengua, además del español y el inglés. Sin embargo, su desarrollo vendría condicionado por dos factores: se ha de impartir en todos los colegios públicos por igual y se debe contar con personal capacitado y suficiente para enseñarlo. Con tal fin en las oposiciones de junio se convocaron un centenar de plazas de dicha especialidad.

Recientemente el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO en Andalucía, José Blanco, criticaba la "frustración de expectativas" de los maestros de Francés al aplazar la Consejería de Educación la impartición de esta segunda lengua extranjera. "La Junta no llegó a fijar nada y dejó el decreto muy abierto", explicó Blanco, quien lamenta que finalmente para el nuevo curso el francés "no se haya incluido en la planificación".

Otra novedad del nuevo curso la protagoniza Cultura Digital, que se incluye como asignatura obligatoria en el último curso de Primaria. El fin que persigue Educación con dicha materia es preparar a los menores para una sociedad cada vez más condicionada por las nuevas tecnologías y evitar que se abra la brecha digital entre ellos.

El decreto elaborado por la Junta mantiene Educación para la Ciudadanía como obligatoria en quinto, puesto que la intención de la Administración autonómica es que los niños reciban al menos un curso "una moral cívica y no sólo religiosa". La calificación de asignatura obligatoria también la conserva Enseñanza Artística, ya que la Lomce contempla la posibilidad de que se oferte como optativa. Mayores cambios sufre Religión, que sólo contará con 45 minutos semanales (la mitad del tiempo), como su alternativa, Valores Cívicos. La reducción ha provocado las críticas de los sindicatos y de la Iglesia. El pasado curso se llegaron a recoger más de 400.000 firmas contra dicha merma.

Lo que también se mantendrá será la configuración de Primaria en tres ciclos. Con dicha estructura la Junta persigue que la enseñanza se base en las "competencias adquiridas por el menor" en la escuela y no "exclusivamente" en los contenidos. Los datos de las pruebas externas no se publicarán para evitar ránking de centros educativos.

La Lomce llega también a los cursos impares de la ESO y el Bachillerato, aunque en los institutos se desarrollará a medias, como ha ocurrido en los colegios. El nuevo ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, se comprometió con las autonomías a aplazar el decreto de las reválidas en esta etapa, previstas para 2017, y que condicionan la promoción de un alumno y su acceso a la universidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios