Contenido patrocinado por Génova Abogados

Bitcoins, riesgo y seguridad ante las inversiones

Juan María Romero Ortiz, de Génova Abogados. Juan María Romero Ortiz, de Génova Abogados.

Juan María Romero Ortiz, de Génova Abogados.

La moneda virtual creada por Satoshi Nakamoto ha cumplido una década. A lo largo de estos diez años el bitcoin ha ido subiendo y bajando su valor como si de una montaña rusa se tratase. En 2010 incrementó su precio al 1000%, subiendo de 0,008 dólares a 0,08 dólares por bitcoin. En 2011 consiguió su máximo histórico (de momento) al equivalerse con 31 dólares, aunque esto sería sólo durante algunos meses, ya que a finales de ese mismo año experimentaría su primera bajada histórica, siendo su equivalencia 2 dólares. Así, con altibajos, es como el bitcoin se fue abriendo paso a lo largo de la historia hasta llegar a 2013, año en el que alcanzó los 1.242 dólares.

Esto significa que si en enero de 2010 hubiésemos comprado 100 euros de bitcoins y vendido en noviembre de 2013, hubiésemos tenido 15.525.000 euros, y esto da que pensar ¿verdad? Pero no termina aquí la cosa, ya que desde esta fecha hasta nuestros días bitcoin fue ganando valor (aunque también perdiendo, según etapas) y logró satisfacer en 2017 los 17.750 dólares. Actualmente un bitcoin equivale a 8.421,35 dólares, es decir, 7.566,08 euros, pero ¿quién establece el precio de un bitcoin? ¿cómo se determina? No existe un precio oficial o único, sino que su valor vendrá determinado por los compradores y los vendedores que operan según oferta y demanda en una plataforma online habilitada para tal.

Llegados a este punto, quizás se esté planteando la posibilidad de adquirir algunos bitcoins, como aquel que deposita sus ahorros en un fondo de inversión o quien invierte parte de su capital en acciones, pero ¿nos fiamos?, ¿es una inversión asegurada? Existen algunos matices que tal vez nos hagan desterrar esa inquietud, tales como la poca información existente, su precio volátil, puesto que puede aumentar o disminuir en un corto período de tiempo, el elevado riesgo de pérdida que conlleva el capital invertido o la descentralización, ya que al no regirse dentro de un espacio regulado, no está protegido por ninguna legislación que evite el fraude.

El bitcoin te puede encaminar hacia el alcance de grandes sumas de dinero o, por el contrario, llevarte a una desdichada situación de crisis económica. Por todo ello y lo citado anteriormente, aconsejamos sea prudente, investigue o déjese asesorar por algún despacho de abogados o alguien experto en la materia.