Sevilla

Caen tres atracadores que asaltaron dos supermercados a punta de pistola en Sevilla

  • Los delincuentes robaron en la Huerta de Santa Teresa y en Santa Clara

  • En uno de los robos, el ladrón no consiguió llevarse el dinero de la caja y sustrajo dos pesos de la fruta

La pistola empleada para cometer los robos. La pistola empleada para cometer los robos.

La pistola empleada para cometer los robos. / DGP

Un sábado de finales de mayo, un hombre entró armado con una pistola en un supermercado de la calle Paco Gandía, en la Huerta de Santa Teresa. Había dos empleados y un cliente. En la puerta esperaba un cómplice con el coche en marcha, del que los testigos sólo pudieron decir que era un vehículo oscuro. El atracador se puso nervioso y no consiguió abrir la caja registradora. Frustrado, lo que hizo fue llevarse dos balanzas de precisión, las que utilizan los cajeros para pesar las frutas y verduras.

Unos días después, a principios de junio, el mismo atracador y otro cómplice repitieron la operación en otro supermercado, esta vez en uno de la calle Alvar Núñez Cabeza de Vaca, en Santa Clara. Uno iba con la pistola y el otro con un cuchillo. Fuera esperaba un tercero. Aquí un cliente se enfrentó a ellos, aunque en esta ocasión sí lograron llevarse la recaudación antes de huir, de nuevo en un coche oscuro. Todo quedó grabado por las cámaras de videovigilancia del establecimiento. La filmación permitió a los agentes del Grupo de Atracos identificar plenamente a los atracadores. 

Momentos después de este segundo robo, una patrulla uniformada de la Policía localizó un vehículo aparcado cuyas características coincidían con el de los atracadores. Esto abrió la pista al posible paradero de los delincuentes. El Grupo de Atracos de Sevilla localizó y detuvo a las tres personas que habían cometido los robos. Son Sergio S. G., de 44 años; Luis Manuel L. R., de 47; y Francisco V. S., de 35.

El primero de ellos acumula 25 detenciones en su historial, mientras que el segundo tiene dos antecedentes. Ambos han ido a prisión provisional como presuntos autores de dos robos con violencia, mientras que el tercer detenido ha quedado en libertad.  

Uno de los registros domiciliarios llevados a cabo durante esta operación resultó significativamente más dificultoso, ya que el dueño había transformado parte de la vivienda en un punto de venta de drogas y en un "fumadero ilegal bunkerizado".

 

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios