Por una subida disparada del alquiler

Cierra el Museo de Carruajes de Sevilla tras veinte años de actividad

  • El Real Club de Enganches se marcha del convento de Los Remedios y ha devuelto las piezas a sus propietarios

  • "Nos han subido un 60% el alquiler y eso es inasumible", explica Jesús Contreras, presidente del RCEA

La cancela exterior del Museo de Carruajes, ubicado en la Plaza de Cuba. La cancela exterior del Museo de Carruajes, ubicado en la Plaza de Cuba.

La cancela exterior del Museo de Carruajes, ubicado en la Plaza de Cuba. / Juan Carlos Muñoz

El Museo de Carruajes, ubicado en el ex convento de Los Remedios (Plaza de Cuba, 10), cierra sus puertas. El Real Club de Enganches de Andalucía (RCEA) así lo confirma tras varios meses cerrado por la pandemia. Sevilla pierde con ello una parte de su oferta cultural que abrió al público en octubre de 1999 con el propósito de dar a conocer al público el mundo del coche de caballos. En él, el RCEA celebró durante estas dos décadas multitud de eventos y generó cuantiosos ingresos como lugar de celebraciones. Bodas, cumpleaños o puestas de largo se han desarrollado entre los muros del convento, construido en el siglo XVII por la congregación de los Carmelitas Descalzos.

La marcha de la institución del edificio, propiedad de la Fundación González-Abreu, se debe a una importante subida del alquiler. "No era asumible pagar un 60% más", explica Jesús Contreras, presidente del RCEA. Este cierre supone la pérdida de un referente visible del sector ecuestre en la capital andaluza. Las valiosas piezas que allí se exponían han sido devueltas a sus propietarios, que las habían cedido al museo. "Había aproximadamente 25 coches", detalla Contreras, que asegura marcharse "con mucha pena". Hasta el 31 de diciembre tienen de plazo para desalojar el recinto.

Inauguración de las salas de exposición en el Museo de Carruajes en el año 2000. Inauguración de las salas de exposición en el Museo de Carruajes en el año 2000.

Inauguración de las salas de exposición en el Museo de Carruajes en el año 2000. / José Ángel García

El RCEA aterrizó en el histórico edificio hace aproximadamente 25 años, bajo el mandato del empresario Rafael Álvarez Colunga. "Lo cogimos en circunstancias lamentables e invertimos mucho dinero", revela el actual presidente, que pone como ejemplo la oficina de 120 metros cuadrados que ocupaban: "Era la casa del guardés y tuvimos que poner todas las instalaciones". Afirma "haber peleado mucho" por evitar la marcha, pero reconoce que "pagar lo que pedían era meter en un problema económico al club".

La situación del RCEA, como la de muchas empresas a día de hoy, es preocupante. "Hemos tenido que despedir a todo el personal menos a una persona", cuenta Contreras, que ya ha trasladado las oficinas de la entidad a otro local cercano, junto al Círculo de Labradores. "Nos conviene estar cerca de la Maestranza y esta zona está muy bien comunicada", comenta resignado Contreras, que tiene como reto el devolver a la institución ecuestre, fundada en 1984, el protagonismo que ha tenido en las últimas décadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios