Cooperación en África Misión Kamutur: un maratón de hasta 150 operaciones solidarias en diez días

  • Un equipo de cuatro cirujanos, dos anestesistas, dos enfermeras y un radiólogo del Hospital Virgen del Rocío viajan a África por tercer año consecutivo para luchar contra la "brutal" deficiencia sanitaria en Uganda

El cirujano Eduardo Perea (segundo por la derecha dcha.), junto al equipo con el que viajó a la misión de Tanzania. El cirujano Eduardo Perea (segundo por la derecha dcha.), junto al equipo con el que viajó a la misión de Tanzania.

El cirujano Eduardo Perea (segundo por la derecha dcha.), junto al equipo con el que viajó a la misión de Tanzania. / M.G.

Cirugía, aventura y solidaridad son los ingredientes que hacen irresistible la campaña Kamutur para nueve profesionales médicos del servicio de Cirugía General del Hospital Virgen del Rocío. Cuatro cirujanos, dos anestesistas, dos enfermeras y un radiólogo parten este jueves hacia Uganda con el objetivo de ayudar al máximo número de personas posible con sus virtuosas manos. 

El cirujano adjunto Eduardo Perea, miembro de la Fundación Cirujanos en Acción, encabeza esta misión, ideada teniendo en cuenta las necesidades locales de un país con una "brutal" deficiencia sanitaria. Es el tercer año que viajan a África, anteriormente estuvieron en Tanzania y Benin. En esta ocasión operarán dolencias muy prevalentes: hernias, hidroceles y patologías tiroideas como bocios. 

Este es el equipo del Virgen del Rocío que parte este año a Uganda, encabezado por Eduardo Perea. Este es el equipo del Virgen del Rocío que parte este año a Uganda, encabezado por Eduardo Perea.

Este es el equipo del Virgen del Rocío que parte este año a Uganda, encabezado por Eduardo Perea. / M.G.

"Nuestra filosofía no consiste en realizar cirugías muy espectaculares que ayuden a una sola persona, como tumores de cara", explica el doctor Perea. "Somos conscientes de que vamos a un país con otras necesidades, por eso nos centramos en la cirugía ambulatoria, para que los pacientes a los que intervenimos vuelvan a casa al día siguiente y puedan seguir con su rutina, vuelvan al trabajo y puedan seguir llevando dinero a casa, así ayudamos también a su entorno". "No queremos que se nos vea como blancos salvadores a los que sueltan en medio de África con un paracaídas", asegura Perea. 

Llegarán a la ciudad ugandesa de Kamutur el sábado por la noche. El mismo domingo examinarán a todos los pacientes que pasarán por su mesa de operaciones, organizarán el calendario de intervenciones y el lunes comenzará el maratón que, a razón de 12 intervenciones diarias, mantendrá al 100% a este equipo incansable. "Dispondremos de dos barracones que convertiremos en quirófanos" y de los que apenas saldrán hasta el 4 de marzo, cuando está previsto su regreso.

La misión es "especialemente ilusionante" porque estos solidarios profesionales se instalarán en un hospital que está en construcción y ahora mismo van casi a ciegas. "Llevamos material para 150 operaciones pero no sabemos lo que nos vamos a encontrar", indica entusiasmado Perea.

El equipo del doctor Perea en acción, en la misión de 2019 en Tanzania. El equipo del doctor Perea en acción, en la misión de 2019 en Tanzania.

El equipo del doctor Perea en acción, en la misión de 2019 en Tanzania. / M.G.

Lo que sí tienen bien presente es que tendrán la oportunidad de ayudar a un paciente muy especial, un niño de siete años que sufrió una torsión intestinal y que lleva una ostomía, una bolsa que lo simula. "Está programado que le reconstruyan las tripitas este verano; no lo intervendremos nosotros porque no viene ningún cirujano pediátrico pero prepararemos su cuerpo para ello".

La ilusión con la que el doctor Perea habla de esta inminente expedición dice mucho de estos profesionales que autofinancian su aventura. El viaje supone un gasto de unos 1000 euros por persona, de los que Cirujanos en Acción aporta unos 70 pero es algo que no les pesa. "Para nosotros esto es un vicio. Lo que más nos gusta es operar y viajar así que somos felices haciéndolo", señala Perea.

El Virgen del Rocío está muy involucrado con los proyectos de la fundación. El cirujano agradece a sus compañeros del hospital que les permitan participar en esta misión, "sin que ellos nos cubran durante estos días sería imposible que nos embarcásemos en esta aventura". También menciona la "gran suerte" que tienen de que el Servicio Andaluz de Salud contemple los permisos por cooperación, lo que evita que tengan que emplear sus vacaciones en estos cometidos. 

El próximo deseo de este equipo es obtener la subvención del Colegio Oficial de Médicos para poder dotar al Hospital de Kamutur con una ambulancia, que será un todoterreno adaptado, y una nevera con la que refrigerar hemoderivados. "En dos semanas sabremos el resultados y, si lo logramos, iremos nosotros mismos a llevársela", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios