Instituciones Penitenciarias

Coronavirus: CSIF reclama un cribado urgente entre la población reclusa y los trabajadores de las cárceles sevillanas

  • El sindicato solicita además que se "priorice" la vacunación en los establecimientos penitenciarios para evitar contagios que pongan en riesgo el funcionamiento y la seguridad de los centros

El centro penitenciario Sevilla II, en Morón de la Frontera. El centro penitenciario Sevilla II, en Morón de la Frontera.

El centro penitenciario Sevilla II, en Morón de la Frontera. / D. S.

El sindicato CSIF de prisiones de Sevilla ha reclamado la realización urgente de un cribado masivo en los cinco establecimientos penitenciarios que hay en la provincia (las cárceles de Sevilla-I y Sevilla-II, la prisión de mujeres del Alcalá, el Hospital Psiquiátrico Penitenciario y el Centro de Inserción Social) para frenar el avance de la tercera ola del coronavirus.

El coordinador de Prisiones del CSIF, Claudio Esteban, ha remitido sendas cartas a la Subdelegación del Gobierno en la provincia y a la delegación provincial de la Consejería de Salud y Familias de la Junta, en las que solicita que se lleve a cabo un cribado urgente de todos los internos y trabajadores que acceden a todos los centros penitenciarios de Sevilla, con la finalidad de "determinar y minimizar la incidencia del virus" en estos establecimientos en los que hay aproximadamente unos 2.700 internos y en los que trabajan unas 1.300 personas, entre funcionario y personal laboral.

Esteban solicita asimismo a ambas administraciones que realicen las gestiones necesarias para "priorizar la vacunación del Covid-19 de los centros penitenciarios y del Hospital Psiquiátrico Penitenciario, con el fin de evitar contagios que puedan poner en riesgo el funcionamiento, la seguridad del centro y un incremento de la presión hospitalaria".

En las misivas enviadas a la Subdelegación y a Salud, el representante sindicar recuerda que la incidencia del coronavirus ha experimentado un "aumento significativo" en la provincia de Sevilla y señala que en los centros penitenciarios mencionados conviven personas con "sistemas inmunitarios muy debilitados" y muchos internos "tienen mayor riesgo de enfermar gravemente por el virus, puesto que estos centros son espacios o entornos cerrados donde las personas, incluidos los trabajadores penitenciarios, viven en condiciones de proximidad o de cercanía por periodos prolongados de tiempo, favoreciendo la infección, amplificación y propagación de enfermedades infecciosas".

Por todo ello, concluye que el riesgo de contagio en el ámbito de la prisiones "es más alto que el de la población general".

Claudio Esteban recuerda asimismo que los profesionales penitenciarios pertenecen a la categoría de "personal esencial", por lo que controlar la propagación de la infección en los centros penitenciarios de Sevilla es "esencial para prevenir brotes de Covid-19 en los mismos, y así proteger la salud y bienestar de los internos  y de todos los que trabajan allí y de sus familias".

De la misma forma, señala que los colectivos que trabajan en entornos cerrados y son personal esencial, como los trabajadores de Instituciones Penitenciarias, "reúnen unas circunstancias que llevan a una mayor priorización a la hora de la vacunación".

En las cárceles sevillanas hay actualmente más de 15 casos positivos de Covid-19, entre trabajadores e internos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios