Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sevilla

Coronavirus en Sevilla: Colas y más colas en el súper previas al Jueves Santo

Colas hasta en los aparcamientos de los supermercados.

Si usted tiene que hacer la compra semanal estos días previos a la Festividad del Jueves Santo, en esta atípica Semana Santa, vaya armándose de paciencia, mucha paciencia. Colas y más colas le esperan a las puertas de los supermercados de Sevilla, como cuando se decretó el estado de alarma por el coronavirus, el pasado 14 de marzo.

A las diez de esta mañana, en un supermercado de la carretera de Carmona, la cola ya se extendía desde la misma puerta del establecimiento hasta bien entrada la calle Jabugo, pasando por la calle Francisco de Ariño. Y eso que hacía poco que el negocio había abierto las puertas al público.

Las largas esperas también se producen en otros supermercados, como uno ubicado en la avenida de Kansas City. Aquí, nada más bajar al aparcamiento subterráneo, sorprende sobremanera ver una hilera de personas, con sus bolsas y carros de la compra aguardando su turno para acceder al establecimiento, eso sí, respetando escrupulosamente la distancia de seguridad.

La gente chatea para no aburrirse, hace fotos y vídeos de la impresionante cola, lo comparte con familiares y amigos. Es una forma de que pase el tiempo en medio de la tediosa espera.

Un empleado hace recuento de las persona en la cola del parking y grita a su compañero que está en el acceso principal: "¡19, hay 19 personas!". El empleado de la puerta principal va autorizando el acceso de los clientes del parking y de los que están haciendo otra cola porque vienen andando o del parking de superficie. Se controlan los aforos dentro del negocio, lo que explica la lentitud en el avance de la cola.

Eso sí, también se prioriza el acceso de mayores de 65 años o del personal sanitario que esté "debidamente acreditado", por lo que estas personas pueden saltarse la cola, recuerda el empleado a los clientes que hacen cola.

Desde que uno se baja del coche y se coloca en la cola del parking pasa, como mínimo y dependiendo de la hora a la que se vaya a comprar, casi una hora de espera para llegar a la escalera mecánica, donde un empleado del supermercado ofrece gentilmente unos guantes a los usuarios, que deben colocárselo sobre los que muchos ya llevan puestos. Doble guante. Más seguridad imposible.

Clientes haciendo cola en el aparcamiento subterráneo un supermercado de Sevilla. Clientes haciendo cola en el aparcamiento subterráneo un supermercado de Sevilla.

Clientes haciendo cola en el aparcamiento subterráneo un supermercado de Sevilla. / M. G.

Mientras se aguarda el turno de entrar en el supermercado, es inevitable echar un vistazo a los carros que salen del súper, la mayoría cargados de víveres, aunque también se ven algunas personas que han hecho compras escuetas, en contra de las recomendaciones generales de que se salga cuanto menos mejor.

Ya en el interior, el tiempo de compra depende de uno mismo y de la cantidad de productos que tenga que adquirir, y en las cajas hay agilidad a la hora de pasar los productos y cobrar. 

Los peores días para hacer la compra son precisamente este martes y mañana miércoles;  el próximo sábado, cuando se prevé una nueva avalancha tras el cierre de dos días; y el lunes siguiente, tras el Domingo de Resurrección. Un truco que comenta uno de los empleados: la mejor hora para hacer la compra es entre las diez y las once de la mañana de un día normal -no de los previos a los festivos-, entre los martes y los jueves. Y si a esa hora ya falta algún producto es porque no lo había ya desde que el establecimiento abrió sus puertas, a las nueve de la mañana, añade.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios