• La Junta señala que no hay saturación por el coronavirus y, en un escenario de 3.000 ingresos en Andalucía y más de 660 en Sevilla, no serían necesarios recursos adicionales

Coronavirus Los enfermos de Covid ocupan ya el 17% de las camas de UCI públicas en Sevilla

Una pareja camina por el entorno de las Urgencias del Hospital Virgen del Rocío. Una pareja camina por el entorno de las Urgencias del Hospital Virgen del Rocío.

Una pareja camina por el entorno de las Urgencias del Hospital Virgen del Rocío.

Juan Carlos Muñoz

Los hospitales públicos sevillanos tienen aproximadamente el 11% de las camas de hospitalización ocupadas por pacientes infectados de coronavirus y el 17% en el caso de las ubicadas en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Es un margen, por ahora, suficiente para aguantar un incremento leve o moderado de los ingresos, pero la Junta de Andalucía tiene ya preparado un plan de contingencia para reorganizar sus hospitales y el resto de la atención sanitaria en la segunda oleada de la pandemia, con medidas parecidas a las adoptadas durante la primavera pasada.

En el Plan 3.000, presentado la semana pasada y previsto para cuando se supere ese número de camas ocupadas por pacientes de Covid-19, Sevilla tiene su propia línea roja, fijada en una previsión de 664 hospitalizaciones y 100 ingresos en UCI. En estos momentos la provincia sevillana supera los 300 pacientes ingresados (329 en total hasta ayer) y de ellos 41 están graves en UCI. Por tanto, para llegar a ese primer escenario previsto por Salud para evaluar las necesidades y los actuales recursos sanitarios, en el conjunto de los cuatro hospitales públicos de esta provincia se tendrían que duplicar los casos tanto en planta como en los boxes de cuidados intensivos, donde, afortunadamente, el crecimiento es más lento.

Las previsiones van más allá y la Consejería de Salud y Familias ya ha anunciado que está trabajando en un plan de contingencia para un escenario de 4.500 ingresos por Covid-19, al estilo de los dos planes diseñados durante la primera oleada de la pandemia, el 9.000 y el 15.000, siendo en aquella ocasión la línea roja el número de casos confirmados y ahora los hospitalizados.  

La línea roja que prevé la Junta se sitúa en 664 hospitalizados y 100 camas de UCI ocupadas

Respecto al resto de Andalucía, esos 664 casos de hospitalizaciones previstas en Sevilla para el escenario de los 3.000 ingresos en la Comunidad, suponen que esta provincia tendría el 22,1% de todos los pacientes encamados. En cualquier caso, bien por la escasa incidencia calculada o por la existencia de recursos suficientes, la Junta no tiene prevista la activación de los recursos adicionales en la provincia del Sevilla. Misma circunstancia que se plantea en Huelva, Jaén y Córdoba. Por contra, en las provincias de Granada, Málaga, Almería y Cádiz es donde se prevén más afectadas y con menos recursos disponibles. Por lo tanto, según las previsiones que maneja la Consejería de Salud y Familias, en ellas sí se activarían los planes especiales para de cada hospital para contar con la mayor parte de camas en la lucha contra el coronavirus.

Con los datos hasta la fecha, los centros hospitalarios públicos en la provincia de Sevilla tienen 2.574 camas de hospitalización y hasta este sábado estaban ocupadas 288 por personas con sospecha o con el Covid-19 confirmado, es decir, el 11,1% del total. En la UCI hay 241 camas y actualmente están 41 ocupadas por pacientes Covid, de forma que representan el 17% del total de plazas disponibles en las unidades de críticos.

La Junta de Andalucía ha publicado en el BOJA su nuevo plan en una semana en la que precisamente se ha rebasado las barrera de los 1.000 ingresos hospitalarios, concretamente 1.053 hasta el momento actual, aunque de momento sigue habiendo colchón suficiente.

Salud precisa, no obstante, que "en un escenario de 3.000 hospitalizaciones en Andalucía de forma general no es necesaria la activación de los recursos asistenciales extraordinarios". No obstante, si finalmente sí lo fueran, aseguran que estarían operativos "en un plazo de entre tres y cinco días".

En líneas generales, sin entrar en las particularidades de cada provincia y de cada hospital, este plan 3.000 prevé la adaptación de la gestión asistencial, para lo que se hace una reserva de camas de hospitalización, observación, unidades de recuperación postanestésica y UCI, con el fin de tener operativas la mayor cantidad de unidades disponibles, así como de respiradores.

También se prevé la adecuación progresiva de la actividad asistencial; la suspensión de todas las cirugías no oncológicas que necesiten UCI, reservando su disponibilidad para pacientes afectados por Covid-19; la disminución, aplazamiento o suspensión de la cirugía menor ambulatoria en función de la situación epidémica local, y el aplazamiento o suspensión de todas las consultas de revisión no oncológicas, así como de pruebas diagnósticas en pacientes no oncológicos.

Se mantendrían todas las revisiones oncológicas, al igual que las consultas, pruebas diagnósticas y/o tratamientos de esta índole. Se mantendrían las primeras visitas y pruebas de primer diagnóstico de patologías potencialmente graves y del seguimiento del embarazo, y se potenciarían las consultas en acto único.

Igualmente se mantendrán totalmente operativas las consultas y cirugías de urgencias y partos y la actividad relacionada con trasplantes, transfusiones o cualquier seguimiento de patologías que requiera soporte especializado.

En la atención primaria, se mantendría la actividad, incluida la relacionada con el calendario vacunal, con preferencia a los servicios de urgencias, los equipos móviles y los avisos domiciliarios. En este ámbito se potenciará la teleconsulta y la telemedicina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios