informe del defensor del pueblo andaluz

El Defensor aboga por un plan de acción integral para la Alameda

  • Su Oficina inició varias quejas de oficio en 2016 por los problemas de ruido y veladores en este espacio urbano

Una imagen habitual en la Alameda de Hércules, una de las principales zonas de ocio. Una imagen habitual en la Alameda de Hércules, una de las principales zonas de ocio.

Una imagen habitual en la Alameda de Hércules, una de las principales zonas de ocio. / juan carlos muñoz

Comentarios 2

Los problemas por la ocupación del espacio urbano con veladores en la Alameda de Hércules, el incumplimiento de las licencias por parte de los establecimientos en cuanto a número de mesas y sillas, así como los ruidos por botellonas y los eventos que se organizan en la zona han vuelto a ocupar un lugar destacado en el informe del Defensor del Pueblo Andaluz de 2016, dentro del capítulo que analiza las quejas por ruidos y ocupación del espacio urbano.

La oficina de Jesús Maeztu ha abierto al menos dos quejas de oficio solicitando al Ayuntamiento de Sevilla de actúe. La primera se tramitó hace ahora un año, en abril de 2016, para que se adoptaran "por todos los medios legales que procedan", medidas que eviten que los establecimientos que de manera reiterada vulneran la normativa -sólo unos cuantos que perjudican la imagen del conjunto- lo sigan haciendo impunemente. Es decir, que las sanciones sean lo suficientemente disuasorias para que cerrar, pagar y seguir incumpliendo no salga rentable a la larga. También pedía que se convoque a las asociaciones de vecinos, para que tengan conocimiento directo de las medidas y objetivos que se establezcan contra el problema y puedan trasladar sus reivindicaciones.

Exige más contundencia con los bares que incumplen normas sistemáticamente

Con posterioridad, la oficina del Defensor del Pueblo Andaluz ha ido más allá y ha consultado al Ayuntamiento de Sevilla si no sería conveniente, tal y como están las cosas y todos los frentes de contaminacion acústica que presenta este espacio, elaborar un "plan de acción integral" para el mismo. Según su criterio, este plan debería abordar "toda la problemática de contaminación acústica en esta zona, invasión del espacio peatonal con veladores, celebración de botellón y autorización de eventos socioculturales".

Se trata de una queja de oficio que Maeztu abrió a finales del año pasado y que sigue abierta. Fue a raíz de que Diario de Sevilla publicara una información de elaboración propia en la que se contabilizaron en una sola noche 140 veladores más de los 361 autorizados en la Alameda, se constató el incumplimiento en muchos casos de la obligación de colocar la licencia municipal en un lugar visible. También se aludía a que, más allá de los bares, hay un importante descontento vecinal por el exceso de eventos socioculturales, algunos incluso promovidos por el propio Consistorio; por las botellonas y hasta por la carga y descarta cuando se realiza en lugares no autorizados, motivando también ruidos que impedían el descanso y la conciliación del ocio y el descanso. Este expediente no está cerrado todavía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios