FERIA Toros en Sevilla hoy en directo | Morante, Castella y Rufo en la Maestranza

en el hospital virgen del rocío

Dentro del primer quirófano vascular híbrido de Sevilla

El equipo de cirujanos del servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Virgen del Rocío, durante una intervención en el quirófano híbrido.

El equipo de cirujanos del servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Virgen del Rocío, durante una intervención en el quirófano híbrido. / H. U. V. R.

Traspasar la puerta del primer quirófano híbrido del Hospital Virgen del Rocío es sentir haber aterrizado directamente en una realidad futurista. En su interior todo es neutro. La luz y el color blanco dominante se funden en el verde aguamarina que tienen las paredes. El techo apenas se percibe. Sólo una luz verde, elegida estratégicamente para evitar reflejos en los monitores que sirven de guía al cirujano, rompe esa armonía en una única dirección, la mesa de operaciones, envolviendo así en una cierta penumbra el resto de la sala. No hay opción a las distracciones en este habitáculo de unos 50 metros cuadrados en la quinta planta del Hospital General donde se ha instalado una sala de operaciones de última generación con tecnología híbrida única en Sevilla para la especialidad de Angiología y Cirugía Vascular, que se ocupa del diagnóstico y tratamiento de todas las enfermedades que afectan al sistema circulatorio, ya sean patología venosa o arterial.

Ese sistema es el resultado de la combinación básicamente de tres elementos: un arco de Rayos X motorizado muy potente y con una movilidad autónoma, es decir, que no necesita de una persona manejándolo, sino que es manejado por el cirujano con un control a distancia; una mesa de operaciones totalmente radiotransparente que permite tener al paciente de alguna manera suspendido en el aire para que el arco pueda entrar a trabajar desde cualquier posición y cualquier angulación sin encontrar obstáculos; y dos monitores de gran tamaño suspendidos del techo que se pueden colocar donde mejor faciliten la visión del cirujano y en el que se pueden visualizar tanto las imágenes que muestra la máquina de Rayos X como las que puede recoger un ecógrafo o unos catéteres ultrasonidos dentro de las arterias y las venas en el caso en el que sea necesario.

Un momento de una cirugía. Un momento de una cirugía.

Un momento de una cirugía. / h

Detalle de uno de los monitores que sirven de guía al cirujano. Detalle de uno de los monitores que sirven de guía al cirujano.

Detalle de uno de los monitores que sirven de guía al cirujano. / H. U. V. R.

"Aunque no se trata de un dispositivo especialmente novedoso a nivel español porque hay bastante servicios de radiología que ya lo tienen incorporado hace tiempo, la novedad en nuestro caso es que está incorporado en un quirófano y nos permite dar todas las soluciones posibles que puede necesitar el paciente. Yo diría que la suerte es que nuestro equipo quirúrgico es el más avanzado y dotado de los que hay ahora mismo a nivel andaluz", explica el jefe de la Unidad de Angiología y Cirugía Vascular del Virgen del Rocío, el doctor Lucas Mengíbar

Esta tecnología de última generación llegó a principios de este mes de enero a los quirófanos del hospital sevillano y desde entonces se usa a diario con una media de dos intervenciones al día. Sus ventajas, las resume el cirujano en tres ideas. "Son unas instalaciones que permiten hacer intervenciones mucho más seguras para los pacientes, pero también para los profesionales, con menos radiación, ya que vamos a tener que utilizar durante menos tiempo los Rayos X, vamos a usar mucho menos contraste y, con todo, las intervenciones van a ser mucho más rápidas y eficientes", sostiene.

Pero, sofisticada tecnología aparte, la peculiaridad de esta sala de operaciones es que permite realizar en una misma intervención una cirugía convencional y una técnica endovascular avanzada. "Nos permite usar un equipo súper cualificado tecnológicamente, pero, además, si llegado un momento de la intervención deja de ser necesario, o, simplemente, se da el caso de que en una operación concreta no nos sea útil porque el caso requiere de cirugía abierta, basta con indicarle que vaya a su posición de aparcamiento y el robot se aparta sólo, se va a una esquina del quirófano y éste se convierte en una sala de operaciones básica y clásica. Nos da la posibilidad de hacer las dos cosas, a la vez, o por separado", detalla el doctor Mengíbar. 

Monitor que indica los puntos de movimiento del dispositivo en quirófano. Monitor que indica los puntos de movimiento del dispositivo en quirófano.

Monitor que indica los puntos de movimiento del dispositivo en quirófano. / H. U. V. R.

La instalación de este equipamiento avanzado se enmarca dentro del Plan Inveat, plan de inversión en equipos de alta tecnología en el Sistema Nacional de Salud, y ha requerido de ocho meses de obras. El resultado es un sistema que incorpora el material habitual de un quirófano para Cirugía Vascular y, a la vez, un arco con forma de letra C que se puede mover y colocar en el lugar en el que los profesionales desean para la intervención o, también, retirarlo y dejarlo aparcado en un lugar en el que no moleste. Todos los movimientos y opciones se controlan ahora desde el interior de la sala, mientras que antes se precisaba de una persona que manejase el arco de Rayos portátil.

Todo esto, que puede parecer superfluo, da más comodidad y movilidad a los profesionales durante la intervención; algo que se suma al avance puramente tecnológico, que es la mayor precisión en la calidad de las imágenes y, por tanto, más seguridad en el diagnóstico durante la intervención y también en el tratamiento que se le aplica.

"La ventajas son radicales", insiste Lucas Mengíbar. "En este servicio realizamos prácticamente todas las técnicas más avanzadas endovasculares que se puedan estar haciendo en estos momentos, pero hasta ahora las hacíamos con ciertas limitaciones. Cuando estás pensando en los procedimientos más exigentes que podemos tener a nivel endovascular, como son, por ejemplo, la intervención de los aneurismas de aorta, que afectan tanto a la aorta torácica como a la abdominal, hasta no hace muchos años la única posibilidad que teníamos era hacer cirugía abierta, en una intervención muy agresiva; ahora, ya usando unas prótesis específicas que se fabrican a medida del paciente, se ha avanzado aún más porque este nuevo dispositivo permite empezar a trabajar con modelos de realidad virtual, desarrollados a partir de un estudio de imagen previo del paciente, que el arco de Rayos puede superponer a nivel virtual y ver exactamente sobre el propio paciente que está en la mesa quirúrgica", detalla el cirujano.

Sala de control de los monitores dentro del quirófano. Sala de control de los monitores dentro del quirófano.

Sala de control de los monitores dentro del quirófano. / H. U. V. R.

 

Esa mayor seguridad se explica fácilmente por la precisión de las imágenes y porque instantáneamente se puede comprobar el resultado de la acción del cirujano. En esta línea, otra de las grandes ventajas del equipamiento recién instalado es la reducción del uso de contraste yodado y, así, la reducción del riesgo de daño renal. Pero no sólo redunda en mayor seguridad para el procedimiento en sí mismo, sino que también disminuye la radiación -inevitable en todas las pruebas de diagnóstico y tratamientos mediante imagen- que recibe, tanto el paciente como el personal que está en el quirófano en ese momento. 

"Es como la noche y el día. Hemos ganado en tiempo, pero también en seguridad para el paciente, porque le vamos a dar menos radiación, vamos a usar menos tiempo Rayos X, y vamos a usar menos contraste y las intervenciones van a ser mucho más rápidas. Pero también para los profesionales sanitarios, no sólo el cirujano, hay más personal que trabaja a diario expuesto a la radiación porque usamos Rayos X de manera continua dentro de quirófano, sobre todo el personal de enfermería de quirófano. Con lo cual esto es un gran paso también en la seguridad del sanitario y creo que eso también tiene su importancia. Cuidamos la vida de nuestros pacientes, pero también tenemos que cuidarnos nosotros",  valora el jefe de servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios