patrimonio · la almena derribada será repuesta por una empresa especializada

El Ayuntamiento culpa a un bar de la caída de la rama sobre la muralla

  • El árbol está en el jardín de un restaurante que tiene una concesión municipal, por lo que el Consistorio entiende que su mantenimiento y poda corresponde al titular del negocio.

Dos viandantes observan la zona en la que ha caído una almena de la muralla de la Macarena. Dos viandantes observan la zona en la que ha caído una almena de la muralla de la Macarena.

Dos viandantes observan la zona en la que ha caído una almena de la muralla de la Macarena. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 1

El Ayuntamiento culpó este jueves al bar La Pastora de la caída de la rama que provocó daños en la muralla de la Macarena. El árbol cuya rama causó el destrozo se encuentra dentro de una zona ajardinada que pertenece a este conocido establecimiento de la Ronda. Este negocio tiene una concesión municipal que está vigente desde el año 1924, y que se renovó por última vez en 2001. El Consistorio entiende que, según las normas que rigen esta concesión, el mantenimiento y la poda de los árboles del recinto que está dentro de la concesión corresponde a la empresa concesionaria.

El propietario de La Pastora, Antonio Maldonado, explicó a este periódico que tradicionalmente ha sido el Ayuntamiento, a través del servicio de Parques y Jardines, quien se ha ocupado del mantenimiento y los cuidados de los árboles que estaban dentro del recinto. Sin embargo, admitió que desde hace unos años el Consistorio ha dejado en manos de la concesionaria este servicio. "Yo no puedo podarlos, son árboles de un tamaño considerable", apuntó el empresario, que aseguró que, a mediodía de este jueves, aún nadie del Ayuntamiento se había puesto en contacto con él para darle explicaciones sobre lo sucedido. "Me culpan a mí, pero yo tengo que decir que la muralla deben cuidarla ellos, y no echan mucha cuenta de ella", añadió el hostelero.

El Ayuntamiento apunta dos precedentes similares, en los que terminó actuando Parques y Jardines pero pasándoles la factura a las entidades privadas sobre las que recaía la obligación del cuidado de los árboles. Uno fue el caso de un ficus que estaba situado en el restaurante La Raza, en el Parque de María Luisa, y el otro otro ficus de gran tamaño ubicado dentro de la iglesia de San Jacinto. En el primer caso se le pasó la factura a los dueños de La Raza y en el segundo a la Iglesia.

Al margen de polémicas sobre quién tiene la responsabilidad de lo ocurrido, lo cierto es que el árbol cuya rama se cayó la madrugada de este jueves no había sido sometido a revisión alguna ni a poda en los últimos años. A las 3:07 de la noche, la rama se desprendió del árbol y cayó sobre la muralla, derribando una de las almenas, que cayó hacia la parte interior del muro, la que da a la calle Macarena. Ninguna persona resultó herida por este desprendimiento y la almena, la rama y los cascotes que permanecían tirados en la acera fueron acotados por la Policía Local para evitar accidentes. Los técnicos municipales se llevaron la almena a primera hora de la mañana y ya están evaluando la pieza para reponerla en las próximas semanas. A mediodía de este jueves, quedaban los restos de cascotes que habían caído, que eran grabados por varias cámaras de televisión, mientras unos obreros trabajaban en un edificio de la acera de enfrente. Una cinta de la Policía Local y dos vallas impedía el paso por la acera a los viandantes, mientras que los coches seguían circulando con normalidad.

Los trabajos de restauración corresponderán a una empresa especializada, Italo, contratada por la Gerencia de Urbanismo para reparar los daños que sufren los monumentos en Sevilla. Según indicó el Ayuntamiento en una nota de prensa, la dirección de los trabajos será ejercida por los técnicos del servicio de Conservación de la Gerencia que, siguiendo las indicaciones de su arqueólogo, dará las debidas instrucciones para el depósito y custodia del trozo de muralla. El Ayuntamiento añadió que la Gerencia y Lipasam han procedido en los últimos meses a distintas tareas de restauración y de limpieza en la muralla, para así retirar la vegetación y frenar la pérdida progresiva de cohesión y disgregación que sufría el material.

Dos vallas cercan la almena caída desde la muralla de la Macarena. Dos vallas cercan la almena caída desde la muralla de la Macarena.

Dos vallas cercan la almena caída desde la muralla de la Macarena. / @manuferSVQ

En un comunicado, el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, insistió en que el suceso nada tiene que ver con la gestión municipal del arbolado y achacó la responsabilidad del mantenimiento de los árboles de esta zona al titular de la concesión administrativa privada. Además, el concejal señaló que, después de retirar la rama, se evaluaron los datos y será un equipo de expertos en arqueología y restauración el que determine la mejor fórmula para la reposición de la almena, que ha quedado bajo custodia. Por último, Muñoz anunció que en breve arrancarán los trabajos de intervención en las almenas, que fueron adjudicados la semana pasada.

El edil defendió el trabajo del Ayuntamiento tras la caída de la almena. "Desde el Ayuntamiento, a través de la Gerencia de Urbanismo, Parques y Jardines, la Policía Local y los Bomberos, se ha actuado con la máxima celeridad. Parques y Jardines ha retirado la rama en cuestión y está realizando un informe sobre el estado de los árboles en esa zona concreta, que pertenece a una concesión privada, y si tiene que realizar otras actuaciones, se pasará la factura al titular, tal como ha ocurrido en otros casos en la ciudad", dijo Muñoz.

El dueño del bar dice que el Ayuntamiento podó los árboles hasta hace cinco años

Los técnicos pudieron comprobar in situ que no hay daños de consideración en la muralla, más allá de la caída de la almena. El lienzo no se encuentra en mal estado y se descartan nuevos desprendimientos por esta misma causa. Mientras tanto, el delegado de Hábitat Urbano quiso recordar que la semana pasada la Gerencia adjudicó obras de urgencia en las almenas de la muralla en el lienzo en el que ocurrieron los hechos, entre la puerta de Córdoba y la Macarena. Estos trabajos tienen un presupuesto de 10.768 euros.

El informe de Urbanismo precisa que las patologías que actualmente presenta este lienzo y que necesitarían de una intervención inmediata son daños causados por la humedad, erosiones por pérdida de elementos finos en la superficie de la parte inferior, pérdida de masa y desprendimientos de material, grietas, fisuras, eflorescencias, suciedades y lesiones por causas biológicas.

El lienzo no ha sufrido daños, mientras que las almenas serán estabilizadas

"Se abordará esta intervención de estabilización para garantizar la seguridad de lo elementos afectados mientras se redacta el proyecto de conservación para todo el lienzo de la muralla, una vez que se realicen los estudios previos y se obtengan las autorizaciones patrimoniales", indicó Muñoz, que recordó que a finales del verano del año pasado ya hubo una intervención en la muralla. Aquellas obras tuvieron una una inversión total de 16.284 euros, que sirvieron para que todo el tramo entre el arco de la Macarena y la iglesia de San Hermenegildo fuera sometido a una limpieza de toda la vegetación que había colonizado el monumento.

La próxima intervención en las almenas consistirá en una estabilización provisional, instalándole a cada una de las que estén en un estado delicado una estructura metálica exterior que en ningún momento afecta a la integridad material. Su función será evitar que se produzca algún desprendimiento hasta que se pueda acometer la restauración definitiva. Además, se incluye en el proyecto la instalación de una puerta metálica de acceso a la Torre Blanca desde la calle Macarena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios